malversando.blog

Monóbologo interior de @harmodio, maestro de obra electro.literaria (y un tropo entre paréntesis agrega: una bicicleta huiqui descendiendo a toda lentitud por la carretera vecinal del la literatura open source).

Archivos en la Categoría: poesía

A una agonía

Poema de mi amigo Ramsés Sandoval, mismo que he debido ir a rescatar hasta el web archive  porque Ramsés ha (tristemente) bajado la cortina del blog en donde publicaba sus poemas.

El cielo se te cae, viejo mortero,
en los gruñidos que a tus lustros ya es tan pura
voz que quien ciego desde siempre resucita
hecho cenizas y dice azul o meteorito
durante el hálito que quede entre jirones.

Ya no es el segundero esta montaña
en tierra del minutero cielo, acaso aroma:
daga de filo bajo bajo olvido coralino:
ha vuelto llaga como una profecía,
en el último saco postal amordazada.

Hora es de cosechar trenos y gemidos,
los silencios, los ecos nonatos, hiel de lirio.
Hay que tañer la voz hasta abrir coágulos:
no más ver la era de canallas, sin inercia
aniquilado, anhelo o rabia:
comprendes que termina
y has comprendido todo.

Y a tu silencio postrero empotre emblemas
de aquel año en cuya muerte refugiaste
a un alma confundida como un simio,
que al pensar lo venidero anida un puño,
qué si no el mausoleo de un vuelve mudo
o el cállate que sisean las hachas quietas.

Diciembre de 2011.
DR (RSR)

Anuncios

Tunnel of mondialisation

Letra: Jean-Charles Massera
Música: Pascal Sangla
Traducción al castellano: Jorge Harmodio

He conocido la desrealización del mundo
y el déficit de la experiencia
he conocido la concientización de las coordenadas de la historia en curso
y las condiciones de represión de la realización de la subjetividad
he deconstruido los procesos de alienación ordinaria
de cuerpos y consciencias
he deconstruido el dispositivo de instrumentalización
de los afectos y la líbido

me he estado rompiendo la madre con eso desde el 91
era la primera guerra del Golfo
era la entrada a una nueva era
la del cinismo y la desrealización del tiempo vivido
por los excluidos del crecimiento
la de la reducción definitiva de mi imaginario
al puro uso de bienes y servicios
la de la indexación del tiempo propio
al solo ritmo del crecimiento
la de la substitución de mis pulsiones
sirviendo la rotación del mercado en torno a mis deseos
la de la razón económica y los intereses financieros
como solo
y único
fin

puto túnel
túnel fundado sobre la sola y única expresión
de un conjunto geométrico de relaciones de poder y dominación
puto túnel
túnel creado por los mercados mundializados
túnel de mi desrealización
túnel a lo pendejo
tunnel of mondialisation

he intentado levantarme
¿cómo hacerle en este estado
¿cómo proyectarse
¿cómo hacerlo a su medida y según sus capacidades propias
¿cómo experimentar el tiempo y el espacio
¿en una cultura de la velocidad
¿del rendimiento
¿de la negación del loser?
he intentado la apropiación,
la apropiación de las formas de representación de la industria cultural
del tiempo libre
de un tiempo de trabajo que no esté sujeto a las necesidades y el ritmo del crecimiento
he intentado la idea de imposible
la idea de acostarme por la noche en otro lugar de pensamiento
que ese que el conocido al despertar
en otro lugar de pensamiento
que el previsto por nuestras actividades profesionales
nuestra situación social
nuestra localización

la idea de escribir la partición de mi día
la idea de imposible y de un medio que me sea propio
la idea de una posibilidad
la de apropiarnos,
aunque sea un poquito
del tiempo que nos ocupa
de los espacios que nos ocupan
y de…
¡ah, oui!
¡ah, oui!
intenté también
estar contigo
¡oh, sí!

puto túnel
túnel fundado sobre la sola y única expresión
de un conjunto geométrico de relaciones de poder y dominación
puto túnel
túnel creado por los mercados mundializados
túnel de mi desrealización
túnel a lo pendejo
tunnel of mondialisation
puto túnel

El dios abandona a Antonio

poema de Konstantinos Kavafis

Cuando de pronto a medianoche escuches
pasar el invisible tropel
-con admirables músicas y voces-
no lamentes tu suerte, tus obras
que fracasaron, las ilusiones
de una vida que llorarías en vano.

Como dispuesto desde hace tiempo, como valiente
despídete de Alejandría que se aleja.
No te engañes, nunca digas
que fue un sueño, que tus oídos te confunden.
En tan vanas esperanzas no caigas.

Como dispuesto desde hace tiempo, como valiente
como quien fue digno de tal ciudad
acércate a la ventana
y escucha con emoción
no con las quejas y súplicas de los cobardes
la música exquisita de ese tropel divino
goza por última vez sus sones
y despídete, despídete de Alejandría que se aleja.

La sintaxis de Asiain

Sintaxis

Vino el viento esta tarde,
echó a bailar frente a la puerta
un montón de hojas secas, removiendo
sombras en la memoria y parpadeos,
y apagando la luz al cabo como siempre.

Y esta música luego, como siempre
cuando es ya tan tarde,
agitando tan dentro parpadeos
mientras esperas en la puerta
que entre el viento bailando, removiendo

hojas y la memoria, removiendo
ahora este ayer de ahora como siempre,
echa a bailar frente a la puerta
otras hojas tan tarde:
bajo el árbol de sombra, parpadeos.

Bajo el árbol desnudo: parpadeos
porque miras pensando, removiendo
estas hojas, la tarde
y estas hojas tan leves, la música de siempre:
óyela entrar desde la puerta.

La puerta, parpadeos
de siempre removiendo
la tarde: por la puerta
las hojas removiendo parpadeos.
Como siempre.

Aurelio Asiain
LA REPÚBLICA DEL VIENTO

este blog está de vacaciones: deja este parrafito para que lo roan

“A la soledad la necesitamos todos sin remedio (…) Sí, todo aquello que vamos logrando ser –en la vida y en la obra de creación — se lo arrancamos, muy penosamente, a la soledad. La soledad no nos da nada (y no por avarienta, sino porque ella misma no dispone de nada ni es nadie); la soledad está ahí, sin más, quieta, fija, fidelísima, sordomuda, permitiéndonos ser nosotros”

De En torno a la soledad, Ramón Gaya, Pre-textos (1992)

talla encontrada en un obelisco de la isla


“Al hacer el amor nos eclipsamos.
Blanca luna solar se nos confía
somos entonces del furor los amos
y los autores de la astronomía.”

fragmento de La isla de las ausencias (Almadía, 2009)
por Francisco Hernández

en la áspera patria del pulso

De Luis R Sand
vive, escribe y publica en Semiofagia

Algo queda del astro nervioso en el charco
impregnado, a mitad de un río de piedra,
suerte de sequía inversa y umbilical
a media laguna

Algo más lentamente se queda: el eco de lluvia
sus cajas de música

hermano del plop en menores que arrebata el sueño

a las tomas secas

Miramos –¿recuerdas?– un resol atrapado en las nubes
oculares de ese espejo en desgracia, y sí, nos cegamos,
no de la forma láctea ni de la carbónica,

sino en el embrujo de mirar baóbabs en lugar de postes

y perder la cuenta de nuestras palabras,

y escucharlas arpas, acordes fabriles de oleaje
en la noche, innúmeras lenguas de sal,

dos cuerpos transidos de un sonambulismo

leal a lo inmóvil, un ligero tremor para apenas

palpar la ausencia caliente del que junto sueña,

y allanar las campanas batiendo en las venas,
en la áspera patria del pulso,

que se sabe preso y se agita,

emborrona y reescribe en los muros de siempre:

(¿Ya sabes ahora lo que siento a diario?)

Caja de música

Un fuego frío,

de vidrio,

en silencio,

o a lo más

el murmullo

de su detenida destrucción

en el vaho

que desaparece

de un espejo

traslúcido

y recomienza.

Marcelo Uribe
Última función
Almadía, 2008


auto-retrato con escuadra

Poema de Eduardo Padilla

Siendo la vida una vela impertinente,
izada en la impermanencia del eje vertical
— y —
siendo la muerte una vela intermitente,
arrojando su luz negativa sobre la permanencia incontinente del eje horizontal:
tomaré mi escuadra y tocaré el arpa en silencio,
como quien finge decir algo urgente detrás de un cristal blindado,
bien sabiendo de antemano
que no hay sordomudos en el área.

Eduardo Padilla nació en México en 1976, y en 2006 publicó el poemario Zimbawbe en Ediciones El Billar de Lucrecia (México). Si alguien pisa París con un ejemplar en mano, le ruego me lo venda, y a cambio ofrezco no sólo reembolso, sino también unos tragos en el bar Delyss (interesados enviar correo a jorge.harmodio@gmail.com)

apero


(Del lat. *apparium, útil, aparejo).

1. m. Conjunto de instrumentos y demás cosas necesarias para la labranza. U. m. en pl.

2. m. Instrumento que se emplea en la labranza.

3. m. Conjunto de animales destinados en una hacienda a las faenas agrícolas. U. m. en pl.

4. m. Conjunto de instrumentos y herramientas de otro oficio cualquiera. U. m. en pl.

5. m. majada (lugar donde se recoge el ganado).

6. m. Am. Recado de montar más lujoso que el común, propio de la gente del campo.

7. m. Arg., Bol., Ec., Perú, Ur. y Ven. Recado de montar.

8. m. Ven. Conjunto de accesorios que forman el aparejo de las bestias de carga.

9. m. ant. Rebaño o hato de ganado.