malversando.blog

Monóbologo interior de @harmodio, maestro de obra electro.literaria (y un tropo entre paréntesis agrega: una bicicleta huiqui descendiendo a toda lentitud por la carretera vecinal del la literatura open source).

Archivos en la Categoría: citas

El Gran Estudio, por Zeng Zi

Para poner en orden su país hay que comenzar por arreglar la casa. Para arreglar la casa, hay que comenzar por perfeccionarse uno mismo. Para perfeccionarse uno mismo, hay que empezar por la rectitud del corazón. Para rectificar su corazón, hay que comenzar por sincerar la intención. Para volver auténtica la intención, hay que comenzar por desarrollar su conocimiento; y el conocimiento se desarrolla examinando las cosas. Es examinando las cosas que el conocimiento adquiere su más amplia extensión. Una vez ampliado el  conocimiento, la intención se sincera; y una vez la intención auténtica, el corazón se rectifica. Alcanzada la rectitud del corazón, uno se perfecciona. Al perfeccionarse uno, la casa se arregla; y nos es sino hasta que la casa se arregla que se pone en orden el país; y cuando todos los países han sido ordenados, la Gran Paz se logra en el universo.

Fragmento de El Gran Estudio (daxue 大学)
Texto atribuído a Zeng Zi (505-436 aC), discípulo de Confucio
Traducción a partir de la versión francesa de Yuzi Ouyang

Anuncios

Prosa Automática (por Juan Villoro)

Aparecido en el periódico Reforma, 16/oct/2009

Si quiere leer este artículo pase a la siguiente línea.

Lo sentimos: esta frase no está en servicio. Pase a la siguiente.

¿Quiere que lo atienda un redactor?

Por el momento todos nuestros redactores están ocupados.

Le pedimos que espere en esta frase y al cabo de unos segundos baje la vista.

Opción incorrecta: debe esperar más tiempo.

Gracias por esperar: será un gusto atenderlo.

Si desea ser atendido por el director editorial, aguarde un momento.

Le recordamos que tenemos suscripciones a la venta y que nuestro papel es reciclable.

Por el momento, no es posible atender su solicitud.

Si desea contacto con un corrector pase a la siguiente línea.

Lo sentimos, el corrector no puede aparecer en esta frase.

Le sugerimos que ingrese al menú de opciones.

Nuestras planas editoriales ofrecen variedad con credibilidad.

Escoja el tipo de artículo que desea leer: Crítico del gobierno panista.

Crítico del gobierno del DF.

Crítico de todo.

De coyuntura internacional.

Sobre Juanito.

De interés general.

Si escogió “De interés general”, le pedimos que sea más específico.

Una vez seleccionado el tema, seleccione el estilo: Cáustico.

Anecdótico.

Sensible.

Reflexivo.

Acerbo.

Irónico.

Reivindicativo.

Indignado.

Humorístico.

Si desea una combinación de estilos pase a la siguiente línea.

Por el momento sólo podemos ofrecer las siguientes técnicas mixtas: Patriota nostálgico.

Gozoso tradicional.

Celebratorio tricolor.

(Estas opciones son patrocinadas por los festejos del Bicentenario. Si desea técnicas puras, siga adelante).

Este espacio le ofrece la mejor calidad en prosa, con adjetivos aprobados por la Real Academia de la Lengua.

Consuma mejor lenguaje en menor espacio: 112 líneas certificadas (si falta alguna, se la abonamos en el siguiente artículo).

Si usted es mexicano, imagínese como extranjero y piense en la calidad que le brinda este espacio. Seguramente desearía ser mexicano.

Si usted es extranjero, desee ser mexicano.

¡Gracias por preferirnos!

Si quiere que el artículo responda a su psicología, pase a la siguiente línea.

Defínase como lector. Es usted…

Radical.

Romántico.

Hipertenso.

Introspectivo.

Conservador.

Fóbico.

Pesimista.

Igualitario.

Melancólico.

Lo sentimos, no hemos podido registrar su temperamento. En este momento trabajamos con un solo carácter: Indeciso.

No esperamos que opte por un estilo porque usted se caracteriza por no saber lo que desea, o por desear dos opciones contradictorias. Le pedimos que se concentre y no arruine su meta con variables que no están disponibles. Si es capaz de concentrarse, pase a la siguiente línea.

¡Felicidades! Su permanencia en este artículo es un triunfo de la voluntad.

Ofrecemos un servicio de calidad y confianza. Nuestros artículos son inéditos hasta que usted los lee.

Si usted desea leer a otro columnista desvíe la vista a la izquierda o hacia abajo.

Si desea ser atendido en este espacio, le pedimos que espere.

Lo sentimos: su tiempo ha terminado.

Regrese a la primera frase o aguarde la llegada del punto final:

la distracción del verdugo

En su discurso de atribución del premio Nóbel (1961), Ivo Andric cita, como modelo narrativo supremo, “el que se dedica, como la legendaria y elocuente Sherezade, a distraer al verdugo, a hacerlo esperar para suspender la inevitable condena de muerte y prolongar por unas horas la ilusión de la vida y la duración“.

Hacer esperar al verdugo. Suspender por unas horas, o días, o meses nuestra condena de muerte. Sumergirse en la ilusión de vida. Probar con la punta de la lengua unos segundos de eternidad. Para eso sirve la literatura. No es poco. Palabra de Andric.

generación de 1914

Fragmento del El puente sobre el Drina, de Ivo Andric

Cada generación se hace sus ilusiones con respecto a la civilización; unos piensan que contribuyen a su esplendor, otros que son testigos de su decadencia. De hecho, la civilización está siempre incendiándose, gestándose y extendiéndose simultáneamente, según el lugar y el ángulo desde donde se le observe. Esta generación, que marinaba problemas filosóficos, sociales y políticos desde la kapia del puente, sólo era más rica en ilusiones; por lo demás era exactamente igual a las que la precedieron. Ella también tenía la sensación de encender el primer fuego de una civilización y de extinguir las últimas brasas de esa otra que se estaba acabando de consumir. Lo único que tenían estos jóvenes de particular era que desde hace mucho ninguna generación había hablado y soñado tanto y tan audazmente acerca de la vida, el placer y la libertad disfrutándo tan poco de la vida, sufriéndola tanto y tan servilmente, pero sobre todo muriéndola tanto como habría de morir esta generación. Pero en esos días del verano de 1913 todo eso apenas transpiraba en algunos signos ciertos aunque aún vagos. Todo aquello parecía un juego excitante y nuevo sobre este puente centenario cuya blancura resplandecía al claro de la luna de julio, puro, joven, de una belleza inmutable y perfecta, y fuerte, más fuerte que todo lo que el tiempo pudiera traer o los hombres imaginar o hacer.

de los oficios más comunes

Pero advierta, para cualquier género de legumbres que haya de dar a la comunidad, que vayan, como decíamos arriba, bien lavadas y miradas, que ya se ha visto ir en una col una mala sabandija y morirse de repente todos los que comieron la olla. Y si los hijos de los prophetas, como dice la Scritura, miraran lo que echaron en la olla, no dieran voces después al sancto propheta Eliseo diciéndole que la muerte estaba en la olla. Procure a las tardes hacer poca lumbre, pues hay poco en que ocuparla, y no repare si es invierno y hace frío, ni tome por ocasión los pocos guisados para hacer lumbre donde él se caliente y los que con algún achaque entraren en la cocina. Ocúpese también, como dijimos arriba, en limpiar lo que es necesario para la mañana. Lo que se ensucia de noche, como es poco, se friega por la mañana con muy poco recado, y así no hay que tratar de eso.

De los oficios más comunes
San Juan Bautista de la Concepción
1607

mi pateólogo de cabecera

marcos eymar en el d.f.

La Casa Refugio Citlaltépetl

tiene el honor de recibir a

Marcos Eymar


este viernes 8 de agosto del 2008 a las 19h horas,

quien presentará su libro de cuentos

Ganador del premio TIFLOS y publicado por la editorial Castalia,

Objetos encontrados recibió una excelente acogida en España

por parte de los diferentes medios culturales,

de entre los que sobresale el haber sido incluido en Babelia

como uno de los mejores libros de ficción publicados en 2007.


Lo acompañarán en la mesa Martín Solares y Eduardo Uribe.

Casa Refugio Citlaltépetl

Citlaltépetl 25
Hipódromo Condesa

Ciudad de México

volpi en el taller

El Taller de París

 

tiene el honor de presentar a

 

Jorge Volpi

 

Este viernes 25 de enero a las 16h horas, en el
Auditorio del Instituto Cervantes de París,
7 rue Quentin Bauchart, 75008, París

Jorge Volpi, referente en la narrativa contemporánea hispanoamericana, nos hablará sobre el arte de la novela, las fronteras de la imaginación y los vínculos entre ciencia y literatura

¿a cuál de estos dos monjes le dolerá la espalda?

En China, hace muchos siglos de esto, dos sacerdotes caminaban codo con codo por un sendero lleno de fango, cuando llegaron frente a un charco inmenso, que bloqueaba por completo el camino. Ahí encontraron a una mujer hermosa, vestida con una deslumbrante toga, incapaz de ir más lejos sin mancharse las vestiduras. Sin la sombra de una duda, uno de los monjes tomó a la dama en brazos, cruzó con ella el charco posándola delicadamente en la otra orilla, y retomó su camino. Algunas horas más tarde, mientras instalaban el campamento para pasar la noche, el segundo monje se volvió hacia su compañero y dijo: estoy enojado contigo; se supone que nosotros los monjes no deberíamos voltear siquiera a ver a las mujeres, sobre todo cuando son hermosas, ¡mucho menos tocarlas! ¿por qué has hecho eso? El primer monje respondió entonces: hermano, yo dejé a la dama allá, en la orilla del charco… ¿por qué tú la sigues cargando?

Tomado de Cómo curar el dolor de espalda por medio del chi-kung
Dr. Yang Jwing-Ming

ciencia y dios y tecnología

Por otro lado, respecto a la ciencia y la tecnología, [R.Laughlin, premio Nobel de Física] manifestó: “En el noreste asiático, donde trabajé durante dos años, ‘ciencia y tecnología’ es una sola palabra. Simplemente nunca se consideran separadas. No tendría sentido. Pero en los países occidentales, la ciencia difiere de la tecnología en que tiene matices casi religiosos, y así ha sido desde los tiempos en los que Galileo fue aprehendido por el Papa. En la filosofía estoica griega, la naturaleza, la lógica y Dios también eran la misma palabra. Esa idea está incorporada en todo nuestro concepto de ciencia.

“Una cosa científica debe ser, en primer lugar, verdadera. El hecho de que sea útil es casi irrelevante. Una tecnología, en contraste, debe ser, en primer lugar, útil. Que sea verdadera o no, es casi irrelevante. Hay otra manera de decirlo que crea buenos chistes: en ciencia, obtienes poder diciéndole a la gente lo que sabes. En ingeniería, obtienes poder evitando que la gente sepa lo que sabes”.

Tomado de “Los científicos son controlados por sus fuentes financieras”, La Jornada, 19/10/2007