malversando.blog

Monóbologo interior de @harmodio, maestro de obra electro.literaria (y un tropo entre paréntesis agrega: una bicicleta huiqui descendiendo a toda lentitud por la carretera vecinal del la literatura open source).

Archivos en la Categoría: cáncer

Últimos fragmentos de un largo viaje.2

Por Christiane Singer

[..] Queridos amigos:

Me veo obligada a anular mis seminarios y conferencias. Dentro de poco me operarán y el diagnóstico es grave. Sería yo feliz si recibieran ustedes esta noticia como yo la recibí: con el corazón abierto y sin juicio. Toda existencia es singular; ésta que yo vivo –y que quizá se prolongue– es una vida verdadera y plena hasta derramar el vaso de amor, de amistad, de encuentros, de fervor, de compromiso hacia lo vivo y también de locura. Las pruebas tienen ahí un lugar como todo lo demás y yo acepto sin regatear ésta que ahora se presenta ante mí.

*

[..] Tal como lo prometí (y con alegría)…

Creo que este libro tiene luz propia. ¡La gracia de él que recibí mientras le abría paso!

Cuídalo, te lo ruego. Mi ilusión sería que se publicara lo antes posible. Sería una forma muy fuerta de entrar de aquí en adelante en un espacio NUEVO –poco importa dónde o qué– pero NUEVO.

Christiane Singer a su editor
2 de marzo del 2007

*

[…] Tengo una enfermedad. Es un hecho. Está en mí. Mi trabajo consiste ahora en que la enfermedad no me tenga: en no estar yo dentro de la enfermedad.

Anuncios

Últimos fragmentos de un largo viaje.1

Un [ joven/frío/científico ] doctor le diagnostica a Christiane Singer seis meses de vida y un tumor. Ella toma su pluma y escribe Derniers fragments d’un long voyage: un puñado de páginas literales, en el umbral de la despedida definitva, en donde una adicta a la vida toma el cáncer como una pista de despegue para emprender un [altamente literario] vuelo espiritual. Ya existe una versión en español pero está agotada, y como quería compartir ciertos fragmentos de este vuelo lírico y vital con seres muy muy queridos aquejados de cáncer, heme aquí traduciéndolo, poco a poco, libremente y “a la que te criaste” (que decía Cortázar).

1

[…] Otra cosa peligrosa y superflua en este estado mío de enfermedad es precisamente pensar en la enfermedad. ¡Sin embargo sería temerario dejar la medicina en posesión exclusiva de los médicos!

Seamos claros. Cuando analizamos todo científicamente obtenemos (obvio) resultados puramente científicos. La ciencia engendra ciencia: tautología perfecta. Sistema cerrado sin amenaza alguna en el horizonte. Tenemos resultados pero no frutos. Para que haya frutos, el uno tiene que reventar: para que haya frutos se necesitan dos. A la horizontal del conocimiento habría que adjuntar la vertical de la incógnita doblemente desconocida. Sólo cuando el horizonte científico de lucidez e investigación se junta con la vertical del secreto es que el fruto puede nacer plenamente. Cuidaré que así sea, al menos en mi consciencia. Para lo cual habrá que aguantar mucho tiempo (demasiado tiempo) la presión del no-saber (no-conocer). La modernidad, al soltar sobre nosotros las hienas de la urgencia, vuelve impracticable el acceso a las incógnitas verticales. Además, ¡cuanta gratitud frente al tiempo que se abre ante mí a partir de ahora, otorgándome una libertad que será (al menos así lo espero) cada vez más grande!

Desde ahora, toda mi atención estará concentrada en un solo verbo: ser… ser… ser… ser… […]

Derniers fragments d’un long voyage
Christiane Singer