malversando.blog

Monóbologo interior de @harmodio, maestro de obra electro.literaria (y un tropo entre paréntesis agrega: una bicicleta huiqui descendiendo a toda lentitud por la carretera vecinal del la literatura open source).

Archivos en la Categoría: BalSaC

@balSac (ver 1.714)

esto ##

#0 el cura levanta los brazos del cura

#1 las manos del cura elevan el pan

#2 el cura percibe el poder de las palabras que esta a punto de

#3 la frase se rompe en dos

es mi cuerpo ##

#4 los fieles postran las rodillas de los fieles sobre el reclinatorio

#5 el sacristan tañe un instrumento de percusion agudo

#6 el cura pronuncia la palabra 体

#7 la transubstanciacion se opera

que será entregado por vosotros ##

#8 los dedos del cura infieren un cambio drastico

#9 la apariencia del pan persiste

#10 la apariencia blanca

#11 la apariencia esponjada

#12 la apariencia redonda

#13 la sustancia del pan se modifica

#14 pierde pan

#15 gana carne

#16 el cura baja los brazos

#17 el cura descubre una oreja entre las manos

#18 el cura se lleva la oreja a la boca

#19 el cura no puede

#20 el cura escupe la oreja en la parte concava de una mano

#21 el cura disimula la oreja en bolsillo lateral de la sotana

#22 el sacristan enciende el concentrador de gracias a dios

#23 el sacristan esparce en el aire el producto de la concentracion de gracias a dios

#24 las rodillas de los fieles ponen de pie a los fieles

#25 los fieles estrechan la mano de los fieles de manera mutua

#26 los fieles entonan un rezo con la garganta

#27 el cura traza una señal cruciforme en el aire

#28 el cura precipita el final de la ceremonia

#29 el sacristan abre los accesos a la nave de la parroquia

#30 la brisa del rio refresca la nave de la parroquia

#31 el cura resiente una variacion de temperatura

#32 los fieles desaparecen

#33 la parroquia desaparece

#34 el cura accede a un corredor

#35 el cura introduce la mano del cura en la sotana

#36 el cura verifica la presencia de la oreja

#37 la mano del cura adquiere forma de puño

#38 el cura ingresa en la sacristia

#39 el cura gradua la entrada de luz de la sacristia por medio de una persiana

#40 el cura cierra la puerta

#41 el cura posa la oreja sobre una mesa reservada para la manipulacion de objetos de culto

#42 el cura contempla la oreja

#43 el cura acerca el dedo del cura al pabellon auricular

#44 el dedo palpa el conducto auditivo

#45 la consistencia del cartilago cimbra el tacto del cura

#46 el dedo se retira de manera precipitada

#47 el cura abre el aparato refrigerador

#48 el cura sumerge la mano en un contenedor de sustancias nutrientes

#49 el teletrofono flota dentro del contenedor

#50 la mano del cura pesca el teletrofono

#51 el cura busca en la memoria el numero de un especialista en computo eclesiastico

#52 el cura pulsa una valvula verde

#53 el teletrofono llama

#54 una voz artificial responde

#55 la voz se expresa en lengua dominante

#56 la voz interroga al cura

#57 el cura deletrea el sobrenombre del cura

#58 el cura especifica la adscripcion de la parroquia

#59 el cura pronuncia la lengua dominante de manera deficiente

#60 las palabras exactas no acuden a la memoria del cura

#71 la voz artificial se exaspera

#72 la voz exige un esfuerzo linguistico

#73 el cura no logra 道

#74 la voz interrumpe el dialogo

#75 la voz transfiere la llamada a un representante natural

#76 el teletrofono reproduce la musica

#77 el cura espera

#78 el cura espera

#79 el cura espera

#80 la vejiga del cura se satura de orina

#81 el cura espera

#82 el cura espera

#83 el cura espera

#84 un representante responde en la lengua materna del cura

#85 el representante representa a la sociedad incubadora de sistemas

#86 el cura reporta una anomalia en la manipulacion de la realidad intangible

#87 la comunicacion se interrumpe de manera accidental

#88 el cura injuria al teletrofono

#89 la vejiga del cura emite una señal de saturacion

#90 el cura ciñe el musculo pubocoxigeo

#91 el miocardio del teletrofono palpita

#92 el cura responde

#93 el representante justifica la interrupcion por medio de una disculpa

#94 el representante anuncia la visita de un especialista en computo eclesiastico en un espacio de tiempo inferior a 0,5 horas

#95 el cura expresa la gratitud del cura

#96 el representante concluye el dialogo

#97 el cura cierra los ojos

#98 el cura realiza ejercicios de respiracion abdominal con la finalidad de 安

#99 la respiracion abdominal relaja la vejiga del cura

#100 el cura busca un objeto indeterminado en los bolsillos de la sotana

#101 el cura encuentra un paquete de tabaco de hebra picada

#102 el cura forma un cigarrillo por medio de una hoja de papel de arroz

#103 un ruido de pasos proviene del corredor

#104 el cura se sobresalta

#105 el cura busca un escondite

#106 el cura disimula la oreja dentro del paquete de tabaco de hebra picada

#107 el cura posa el paquete sobre el aparato refrigerador

#108 la puerta se abre

#109 una forma humana ingresa en la sacristia

#110 la forma corresponde a una mujer

#111 el cura posa un dedo sobre el declive de la nariz del cura

#112 los anteojos del cura se reajustan

#113 el cura analiza el pecho de la mujer de manera ocular

#114 el pecho de la mujer presenta señales de tratamiento antitabaco

#115 el cura amonesta a la mujer

#116 el cura recrimina la falta de modales de la sociedad moderna

#117 el cura recuerda a la mujer la necesidad de 敲门

#118 la mujer solicita una disculpa

#119 la carencia de tabaco enajena el juicio de las personas sometidas a un proceso de rehabilitacion

#120 el cuello de la mujer emite un chasquido

#121 el cura distingue una sangijuela injerta en el cuello de la mujer

#122 la sangijuela produce el ruido caracteristico de la succion de nicotina

#123 la mujer formula un deseo

#124 la mujer deposita un portavotos sobre la mesa reservada para la manipulacion de objetos de culto

#125 el cura desquebraja el portavotos

#126 la vejiga del cura emite una señal de saturacion

#127 el cura ciñe el musculo pubocoxigeo

#128 el cura lee

#129 el voto de la mujer consiste en la renuncia definitiva al vicio del tabaquismo

#130 la mujer desea una gracia determinada a cambio

#131 el cura extrae una figura de cera del portavotos

#132 el cura ajusta los anteojos del cura

#133 la figura adquiere la forma de un pulmon

#134 el cura fija a la mujer de manera ocular

#135 las glandulas lagrimales de la mujer segregan un humor liquido

#136 la lengua de la mujer forma un tiempo anterior

#137 la mujer se enamora de un desconocido

#138 la mujer procrea un hijo con un desconocido

#139 el niño nace

#140 el desconocido desaparece

#141 el niño crece

#142 la mujer trabaja

#143 el niño enferma de fibrosis

#144 el niño necesita un trasplante de pulmon

#145 la mujer carece de dinero para el trasplante

#146 la mujer necesita un milagro

#147 el cura guarda silencio

#148 la mujer guarda silencio

#149 todo se vuelve grave

#150 el cura abre el aparato refrigerador

#151 el cura extrae un utensilio reservado para la administracion de agua bendita

#152 el cura carga el utensilio con una dosis de agua bendita

#153 el cura reduce a 0 la luminosidad de la sacristia

#154 la mujer cierra los ojos de manera fervorosa

#155 el cura enciende el rezador autonomo

#156 el aparato eleva un ruego

#157 el cura esparce agua bendita sobre los votos

#158 la mesa absorbe las gotas residuales de manera automatica

#159 el aparato intercede por la mujer ante el santo titular

#160 ERROR

Anuncios

verbos anteriores

el cura ingresa en la nave de la parroquia con el experto

el experto contempla la estatua del santo titular

una capa dorada recubre la piel del santo titular

la voz del experto adquiere un tono interrogativo

el recubrimiento dorado es un elemento caracteristico de la escultura budista

el experto formula una pregunta

la respuesta del cura conjuga verbos anteriores

la parroquia tiene pocos fieles

la mayoria de la poblacion profesa el budismo

la parroquia necesita un santo

la parroquia no genera ganancias

el cura organiza una colecta entre los fieles

el precio del buda es inferior al precio del santo

la parroquia compra el santo titular en la fabrica de budas por motivos presupuestales

la fabrica de budas recubre al santo de una capa dorada

el experto asiente

el experto deposita una moneda en la urna de recoleccion de donaciones

la garganta del santo emite una expresion de agradecimiento

el experto instala un aparato de medicion sobre el craneo del santo

el santo manifiesta dolor

el cura desconecta la alimentacion del santo

el protocolo del experto requiere una instancia del oficio divino

el cura asciende por la escalinata del oratorio

el cura registra el nombre de una letania en el tablero de control del oratorio

la interfaz del tornavoz presenta una inconveniencia material

los acentos no funcionan

el cura hace uso de una tecnica aprendida en el seminario

el oratorio levanta el rezo

el experto solicita un decremento en el fervor del rezo

el cura modula la intensidad fehaciente de la letania

el experto interpreta las lecturas de los instrumentos

balSac: capítulo cero (fragmento)

la puerta se abre

una forma humana ingresa en la sacristia

la forma corresponde a la mujer del tratamiento antitabaco

el cura amonesta a la mujer

el cura recrimina la carencia de educacion de la mujer

el cura recuerda a la mujer la necesidad de 敲门

la mujer no llama a la puerta

la mujer solicita una disculpa

la carencia de tabaco enajena el juicio de las personas sometidas a un proceso de rehabilitacion

la mujer abre el bolso de mano de la mujer

el cuello de la mujer emite un sonido

el cura distingue una sangijuela injerta en el cuello de la mujer

la sangijuela produce el sonido caracteristico de la succion de nicotina

la mujer deposita el contenedor de votos sobre la mesa reservada para la manipulacion de objetos de culto

el cura condesciende al deseo de la mujer

el cura abre el contenedor

el cura lee

el voto de la mujer consiste en la renuncia definitiva al vicio del tabaquismo

la mujer desea a cambio una gracia determinada

el cura extrae una figura de cera del contenedor

el cura ajusta los anteojos del cura

la figura adquiere la forma de un pulmon

el cura formula una pregunta

las glandulas lagrimales de la mujer segregan un humor liquido

la lengua de la mujer adquiere una forma anterior

la mujer se enamora de un desconocido

la mujer procrea un hijo con el desconocido

el niño nace

el desconocido desaparece

el niño crece

la mujer trabaja

el niño enferma de fibrosis

el niño necesita un trasplante de pulmon

la mujer carece de dinero para el trasplante

la mujer necesita un milagro

el cura guarda silencio

la mujer guarda silencio

todo se vuelve grave

el cura abre el aparato refrigerador

el cura extrae un utensilio reservado para la administracion de agua bendita

el cura reduce la luminosidad de la sacristia

la mujer cierra los ojos de manera fervorosa

el cura enciende el aparato rezador por medio de un mando a distancia

el aparato eleva un ruego

el aparato intercede por la mujer ante el santo titular

el cura introduce una dosis de agua bendita dentro del utensilio

el cura esparce agua bendita sobre los votos

la mesa absorbe las gotas residuales de manera automatica

evolución obsesiva de un inicio de novela

noviembre.2002

El sacerdote intuyó por primera vez el poder de las palabras un día de canícula, a mitad de la ceremonia, mientras levantaba el pan con las dos manos. La concurrencia era escasa. El calor los había disuadido. La transubstanciación se operó al pronunciar la palabra Esto. El resto de la frase se rompió en dos de asombro: es mi cuerpo. Sus formas seguían siendo las mismas, blancas, inmaculadas, redondas. Pero su materia interior había variado. Ya no era pan, era carne. El padre bajó los brazos. Tenía una oreja entre las manos.

octubre.2007

Íntima, instantáneamente, el padre percibió el poder de las palabras que estaba a punto de pronunciar. Sus brazos levantaron el pan con las dos manos. Las rodillas de los fieles se postraron. La transubstanciación se operó al pronunciar la palabra Esto. El resto de la frase se rompió en dos de asombro: es mi cuerpo. Su forma exterior seguía siendo la misma: blanca, esponjada, redonda. Pero su materia interior había variado. Ya no era de pan: era de carne. El padre bajó los brazos. Tenía una oreja entre las manos.

enero.2009

esto

el cura levanta los brazos del cura

las manos elevan el pan

el cura percibe el poder de las palabras que esta a punto de

la frase se rompe en dos

es mi cuerpo

los fieles postran las rodillas de los fieles sobre el reclinatorio

el sacristan tañe un instrumento de percusion agudo

el cura pronuncia la palabra

la transubstanciacion se opera

que sera entregado por vosotros

los dedos del cura infieren un cambio drastico

la apariencia del pan persiste ( blanca | esponjada | redonda )

la substancia del pan se modifica

pierde pan

gana carne

el cura baja los brazos

el cura descubre una oreja entre las manos

oreja vaginoverbal

de El cuerpo, anatomía y símbolos
Marco Bussagli

Este precioso órgano está constituido por diferentes partes, siendo la más visible de ellas la oreja externa con su pabellón. Su forma compleja de hélice aplanada (desde el exterior, sucesivamente: hélice, antihélice, trago, caracol, antitrago, lóbulo) ha atraído a artistas de todas las épocas, quienes han tomado el riesgo de reproducirla con fidelidad o estilizarla de variadas maneras. La oreja media es una cavidad en la parte masiva del hueso temporal, el peñasco o parte petrosa, con forma de pirámide rectangular; comprehende un conducto que encamina las variaciones de presión hacie desde tímpano hasta la última parte del órgano, terminado en un hueco (o cavidad encepánica) que protege los tres huesitos  (yunque, martillo y estribo) quienes se encargan de transmitir las vibraciones del tímpano a la última parte del órgano, el oído interno, constituído por un sistema de canales membranosos envueltos por tejido óseo. En la historia de las representaciones, la oreja asume el rol de “puerta” por donde la sabiduría divina accede a la dimensión humana. Ganesha, la divinidad hindú de la sabiduría, tiene una cabeza de elefante con orejas inmensas, y los  lóbulos deformes de Buda, deformados por el peso de esos aretes a los que ha renunciado en rechazo a los bienes materiales, representan su sabiduría y cordura. Para los dogones y los bambaras de África la oreja tiene conotaciones auténticamente sexuales donde la palabra masculina representa la simiente que fecunda una oreja vagina. Ese mismo concepto reaparece en el cristianismo, depurado de su materialidad erótica, puesto que Cristo es el verbo que María acoge por intermediación del arcángel Gabriel […] La traducción figurativa elegida por Tura es la de la paloma del espíritu santo que fecunda a la Virgen a través de la oreja, el órgano que acoge la palabra.

La Anunciación de Cosme Tura

La Anunciación de Cosme Tura


re.inicio

Estoy a punto de empezar por enésima vez la escritura del BalSac. Ahora se trata de reescribir la primera parte sin puntos ni comas ni mayúsculas, porque al narrador automático le falta el pulmón, es decir el órgano de la respiración. Escribir en un presente descriptivo y puntual: la voz narrativa es una infección, el narrador una sombra sonora que rodea al personaje infectado por su voz. Escribir sin tiempos compuestos (corazón), sin verbos modales (útero), sin conjunciones subordinantes (lengua, oído, córneas). La voz narrativa se construye conforme los órganos van siendo trasplantados en el cuerpo narrador de BalSac. / Hay dos ejes: 1) el eje de construcción de la voz narrativa (transplante de una serie de órganos: como en los juegos de video, a cada nuevo órgano BalSac va adquiriendo una nueva aptitud verbal: ejemplo: en cuanto cuenta con un pulmón su prosa adquiere comas) y 2) el eje de la propagación de la voz narrativa: BalSac infectar a los personajes con un virus semasiológico para poder narrarlos. Este virus se propaga por vía sexual, de forma y manera que (como en los juegos de video), conforme los personajes se cojen entre ellos, la trama de la novela (y los puntos de vista) se enriquecen. Estos dos ejes no se pueden contar de manera simultánea: o empiezo la novela con la construcción o con la propagación. Lo lógico sería empezarla con la construcción, lo que implicaría iniciar la novela sin puntos ni comas ni tiempos compuestos ni verbos modales ni frases subordinadas: qué duro, qué difícil para el lector, qué complicado para el mercado. Traigo la pose de que escribo por amor al arte pero en el fondo como todos los enfermos de egotismo lo único que busco es reconocimiento y renombre y en el siglo XXI la gran mina de nombradía se llama El Mercado, y El Mercado no aceptaría una novela que empieza sin puntos ni comas ni mayúsculas: creo que estoy siendo demasiado duro conmigo mismo: rebobinemos. Creo que sería muy rudo empezar una novela sin puntos ni comas ni mayúsculas, así que se me acaba de ocurrir una idea para conciliar ambas intenciones: iniciar la novela en la etapa de construcción, es decir, con un prototipo de BalSac que ya narra y describe y hasta emite sus opiniones, e ir propagando esta voz hasta llevarla al cuartel de investigación y desarrollo donde BalSac es construido y ahí hacer que la tal propagación fracase (sea por un error, sea por una catástrofe) y haya que construirlo de nuevo.  Y ahí, una vez seducido el lector por las cincuenta, setenta o cien primeras páginas, presencie su re.construcción, su puesta en marcha y su uso. Sí, eso voy a hacer. / Y luego, si el tiempo lo permite, subiré lo escrito a malversando.com para ir así construyendo la obra en público, como en una caja de cristal o en un gran macroscopio que desnuda las intenciones, revela las costuras internas y va mostrando la evolución del bicho: Dios y el Mercado nos ayuden en esta nueva empresa. / Ah, por cierto: felices fiestas.

Un nuevo dios para Lucien

“¡Oro, Dios mío, oro a cualquier precio! se decía Lucien, el oro es el único poder ante el que el mundo se arrodilla. ¡No! gritó su consciencia, no solo el oro sino la gloria.”

Balzac. Las ilusiones perdidas. 

Lucien troca el apellido de su padre (Chardon) por el de Rubempré materno por que la partícula de le da un eco de nobleza. Lo hace para ganar acceso a la alta sociedad parisina, pero su aspecto es provinciano, su bolsillo estrecho y su ropa desmerece ante el atuendo de los consentidos del momento en el Faubourg St. Germain: Rastignac, Maxime de Trailles, de Marsay. La mujer que otrora lo protegía en provincia (amante es mucho decir: han intercambiado cartas, promesas, caricias pero aún no el cuerpo) le niega el saludo y lo desconoce en público: Lucien debe refugiarse en el lumpen parisino del siglo diecinueve: las postrimerías de la Sorbona, al otro lado del Sena.  / A ciento setenta y cinco años de su pronunciación, la frase sigue siendo parcialmente cierta. ¡Oro, dios mío, el oro a cualquier precio! Sin embargo, creo que el nuevo dios, la nueva gallina de los huevos de oro ya no es económica sino democrática: la gloria estadística, la dictadura comercial de las mayorías: mientras más gente conozca tu nombre, tus intimidades, mientras más gente ponga sus ojos y sus medios en ti, el oro dejará de ser un problema, el oro llegará sólo. / No importa el nombre ni la cuna ni el oro que te recibió al nacer: importa la popularidad, la cantidad de consumidores de tu cuerpo mediático: hay elecciones todos los días y en ellas gana siempre la verdad estadística.

objeción contra los objetos

En la naturaleza no existen los objetos. En la naturaleza existen los seres vivos: eso ya lo sabemos. Existen también los cuerpos minerales: la piedra, el cerro, la arena del desierto. ¿La piedra es un objeto? No: es un sustrato. Da sustento. Yo creo que la piedra, el mineral, la tierra, el planeta, es un ser vivo de otro tipo: vivo de una vida más lenta, a.biológica: vida sin fecha de caducidad (quien dice a.biológico dice a.temporal). La vida de las piedras, la vida de los minerales, es de tipo estelar, galáctico: vida gravitatoria. Abre cita: todo cuerpo que posea masa ejercerá una atracción gravitatoria sobre cualquier otro objeto con masa, independientemente de la distancia que los separe. Si la fuerza gravitatoria es un sentimiento (la única emoción posible de las piedras), entonces las piedras son también seres vivos: esto le conviene a mi argumento: mi argumento es que en la naturaleza no existen los objetos, porque los objetos son creación del hombre, desde el primer cuchillo de obsidiana al cluster de 22 por 4 procesadores, los hombres crean y creen en los objetos. El primer paso es la fabricación, el uso, la utilización, la utilidad del objeto. Su comercio: su valor (siempre ficticio, ¿por qué vale el oro? ¿qué tiene el oro que no tengan otros minerales? ¿su escasez? ¿su brillo? ¿y el titanio? ¿y el plutonio?)). Su esclavización: la máquina. Nota 22608a: tengo que leer De máquinas y seres vivos, de Varela y Maturana, filo.biólogos chilenos. Y el Anti.edipo de Deleuze. / Hoy a las 6:15 de la mañana, por primera vez en cuatro meses, empecé a superar el musofobia blues: volví a escribir. No hay objeto más dulce que la pluma.

passage.molière (5:57 A.M.)

Pescante ascendió al campanario. La mitad budista del atrio aparecía cubierta por una alfombra de solanáceas rojas. Los monjes curaban los pimientos chicos al rigor del medio día. La creencia budista considera que los alimentos picantes disipan el calor del cuerpo.

Escrutó el paisaje con la ayuda de un utensilio de visión a larga distancia. Percibió el brillo de un cráneo sin cabello en la estupa contigua al templo. La cabeza de un monje asomaba a través de un vano regular. Pescante atornilló el perno de la retina con la finalidad de mejorar la sensibilidad espectral. Enfocó al budista. El sacerdote reconoció sobre la nariz del monje un aparato de visión similar al suyo.

Orientó la mira hacia la ribera del Tonlé Sap. Un grupo de trabajadoras comía en cuclillas ante un puesto de frutas de sartén. La cabellera de una de ellas llamó la atención del sacerdote. Reatornilló el perno a toda prisa. La retina del utensilio profirió un gemido. Sus ojos distinguieron con claridad la silueta de la mujer que deseaba dejar de fumar.

Fundamentalmente una estupa se compone de cinco elementos. Una base cuadrada. Una bóveda hemisférica. Una espiral cónica. Una luna creciente. Un disco circular. Los budistas identifican estos elementos con los cinco componentes necesarios para la existencia manifiesta del hombre.

Descendió del campanario. Entró en la sacristía. Se deshizo de los ministerios. Sus movimientos correspondían a los de alguien en estado de precipitación. Pescante eligió una sombrilla que lo confundiera con una persona sin órdenes clericales. Cruzó el atrio. Salió.

siete de la mañana

A escribir. A empezar desde cero. En la primera escritura del BalSac, hace tres años, salieron setenta páginas. En la segunda, hace varios meses, se redujeron a quince. Voy por la tercera. ¿Cuántas veces hay que volver a empezar? Al final va a quedar una microficción. / Una personaja a la que le dan miedo los demás. Una personaja cuyo momento más emocionante del día es cuando va a comer con sus compañeros de trabajo, unos perfectos desconocidos con los que convive a diario, durante varias. horas. ¿Por qué hay tanto riesgo en los desconocidos? ¿Por qué frente a una mesa con desconocidos comiendo nuestra personaja siente un miedo similar al que sentiría en una cuerda floja o al borde del precipicio? La personaja (¿Goleta?) se desfigura, se olvida de sí misma, se diluye con tal de formar parte de. De esa mesa, de esa comunidad, de esa secuencia circular de lazos tejidos pacientemente y a cuyos nudos, a cuyas trenzas, a cuyos vínculos Goleta no tiene acceso por ser nueva. / No, mejor no escribir de eso. Es una mierda.