malversando.blog

Monóbologo interior de @harmodio, maestro de obra electro.literaria (y un tropo entre paréntesis agrega: una bicicleta huiqui descendiendo a toda lentitud por la carretera vecinal del la literatura open source).

El poder de contarle las palabras al poder

Sobre el método AdQat de análisis del discurso

Ya lo decía Foucault: el discurso no es un medio de adquirir poder, sino el objeto mismo del poder. O dicho de otro modo, esos hombres de corbata, esas mujeres de traje sastre que llenarán los periódicos y los noticieros de este 2012 de frases, arengas y promesas con tal de que votemos por ellos no se están peleando por una banda en el pecho ni por un cargo, sino por esto que es tuyo y mío: las palabras, las frases, la enunciación colectiva cuya sumatoria social constituye el discurso dominante, eso que nos reúne, eso sobre lo cual no nos tenemos qué poner de acuerdo porque ya está dicho. El combate contra el crimen, la austeridad ante la crisis, la infalibilidad de la democracia, el callado consenso. En resumen, la imposibilidad de que el mundo sea de otro modo. Es así porque así es: así lo dicta el discurso.

 

El método AdQat sopesa, analizar, cuantifica los elementos estructurales del discurso político y en ese acto le quita parte de su poder. Porque el primer apartado del método consiste en desvincular a la persona de su pronunciamiento: los discursos son despojados de cualquier referencia a su autor al momento de ser evaluados para que el aura histórica, política o mediática del autor no nuble el juicio del evaluador. Aquí cabe una vez más Foucault: el autor, más que una persona pronunciando un texto, es un principio agregador de su sentido, el foco de su coherencia, el garante de su unidad. Luego entonces, despojar a un discurso del copete, la cirugía plástica, el bigotito serio o la sindical faldita que lo pronuncia es propinar un primer, modesto golpe de estado contra ese tirano sintáctico que adquirieron los políticos en su primera infancia, cuando recién aprendían a hablar: el orden del discurso con el que te convenzo.

 

La esperanza es válida: analizar la estructura del discurso del poder, deconstruir sus materiales, probar sus estructuras es en sí mismo un acto de toma de poder, que acaso contribuya a su circulación, a su redistribución equitativa, a su domesticación ciudadana. El resultado tangible de este análisis AdQat es una calificación, un número que sintetiza los diversos elementos del método: calidad de la argumentación, tono emocional, sustento de lo dicho. La calificación tiene la virtud de ser sintética y vendedora; más de un político debe haber llamado ya a AdQat exigiendo mejorar su nota. Sin embargo, la calificación acaso esconda el verdadero valor del “patrón cognitivo”. ¿Qué otra diferencia nos puede ofrecer el análisis del discurso, más allá de las dos décimas que separan a Carlos Salinas de Javier Sicilia?

 

Esta editorial defiende la idea de que los métodos de la Lingüística Computacional son el complemento perfecto para el análisis del discurso tal y como lo plantea AdQat. Los evaluadores que califican los discursos se apoyan ya en una herramienta informática a la medida: el Cuentapalabras. ¿Y si en un futuro AdQat nos ofreciera una comparación de patrones cognitivos recurrentes entre 100 discursos de Sicilia y 100 discursos de Salinas? ¿Y si además del patrón cognitivo, AdQat calculara los patrones gramaticales para saber cuál de los dos es más adepto a la primera persona o al modo imperativo? ¿O un patrón semántico por el cuál saber dónde predomina el léxico bélico, dónde el religioso, dónde el financiero?

Las posibilidades ciudadanas del análisis del discurso político son enormes, y estas se potenciarían si la tarea de los evaluadores humanos de AdQat se complementara con técnicas de la Lingüística Computacional, como el análisis de emociones, la minería de textos o la exploración semántica. Decía Sartre que somos lo que hacemos con eso que los demás hacen de nosotros. Eso que los políticos van a hacer de los ciudadanos está siendo dicho ahora. ¿Qué vamos a hacer con ello? Ninguna herramienta, ningún método está de más ante la amenaza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: