malversando.blog

Monóbologo interior de @harmodio, maestro de obra electro.literaria (y un tropo entre paréntesis agrega: una bicicleta huiqui descendiendo a toda lentitud por la carretera vecinal del la literatura open source).

Archivos mensuales: mayo 2011

Carta a Bruno (utilitarismo vs. consciencia)

Estimado Bruno:

Fuimos educados en una universidad, una sociedad y un planeta utilitarios: si no sirves, si no produces, si no plusvalías, no vales nada. Este pensamiento dominante, utilitarista, individualista, acaso guarde la compostura en países ricos, pero en países “en desarrollo” (por no decir pobres) como México ha generado desigualdad e injusticia extrema. Creo entonces que el primer paso es renunciar a someter cualquier acción, resistencia u oposición al interrogatorio utilitarista: ¿para qué sirve? Pongo un ejemplo: lo que hicieron los de White Rose <vínculo> http://en.wikipedia.org/wiki/White_Rose </vínculo> durante la ascención del fascismo en Alemania no “servía” para nada: repartir hojitas, panfletos, palabras que instaban a la gente a no ignorar lo que se gestaba. La consciencia precede a la utilidad. El ¿qué soy? precede el ¿para qué sirvo? Si tú estás convencido de que la cosa se puede simplificar eliot.nessianamente en una dialéctica de policías y ladrones, te exhorto a que le eches un ojo a este documental <vínculo> http://www.youtube.com/watch?v=LxbfodeE9Ic </vínculo> donde se intuye que entre el gobierno y los criminales, las colusiones son más claras que las fronteras: son crímenes de guerra, de gobierno y de mercado, los tres a la vez. Cuando nos reclamas “dicen lo que quieren, pero no dicen cómo”, estás eludiendo la cuestión de que, si estamos de acuerdo en el qué, podremos ENTRE TODOS acordar el cómo (por ejemplo, ¿tú estás de acuerdo en el qué?). Y si estás esperando a que, por obra y magia de una boleta electoral, el “cómo” llegue sólo, la espera va a ser larga. La acción que armamos en París este fin de semana (envío de 1000 sobres vacíos a Calderón <vínculo> http://niunomas.org.mx </vinculo> <otro_vínculo> http://j.mp/kbZFCV </otro_vínculo> ) acaso no haya cambiado nada en la superficie, pero en el fondo lo cambia todo: me cambió a mí, nos cambió a nosotros. Y también mandó sobres vacíos de papel pero llenos de contenido: con estos nombres muertos que te enviamos, te informamos que ya no nos vamos a dejar gobernar, ya no nos vamos a quedar sentados esperando que la solución llegue de arriba: somos pacientes, nuestra paciencia emana precisamente de que, sirva o no sirva, tiene y mantiene su consciencia.

Te saluda afectuosamente,

@harmodio

#marchanacional #8mayo #trocadero #parís #tendedero

Lugar: Place du Trocadéro

Fecha: domingo, 8 de mayo del 2011

Hora: 17h

Acción: Formar un tendedero con los cerca de 300 sobres vacíos, cada uno con el nombre de un muerto por violencia ==> http://niunomas.org.mx

Necesitamos: muchos ganchitos para colgar ropa y también mecate para el tendedero. 

Marcha:  A eso de las 19h partiremos hacia La Poste Central del Louvre para enviar por correo los sobres al jefe del estado mexicano. Tanto la marcha como el acto de los sobres se llevarán a acabo en silencio.


Foto: @haydeelugo

acción.sobre.vacío

El Gran Estudio, por Zeng Zi

Para poner en orden su país hay que comenzar por arreglar la casa. Para arreglar la casa, hay que comenzar por perfeccionarse uno mismo. Para perfeccionarse uno mismo, hay que empezar por la rectitud del corazón. Para rectificar su corazón, hay que comenzar por sincerar la intención. Para volver auténtica la intención, hay que comenzar por desarrollar su conocimiento; y el conocimiento se desarrolla examinando las cosas. Es examinando las cosas que el conocimiento adquiere su más amplia extensión. Una vez ampliado el  conocimiento, la intención se sincera; y una vez la intención auténtica, el corazón se rectifica. Alcanzada la rectitud del corazón, uno se perfecciona. Al perfeccionarse uno, la casa se arregla; y nos es sino hasta que la casa se arregla que se pone en orden el país; y cuando todos los países han sido ordenados, la Gran Paz se logra en el universo.

Fragmento de El Gran Estudio (daxue 大学)
Texto atribuído a Zeng Zi (505-436 aC), discípulo de Confucio
Traducción a partir de la versión francesa de Yuzi Ouyang

Los mexicanos en Alemania exigen:

Texto escrito por la comunidad mexicana en Alemania
Difundido a través de Twitter

Al pueblo de México
A los pueblos del mundo
A los organismos internacionales
A los gobiernos de todo el mundo
A los gobiernos municipales, estatales y al gobierno federal

Somos mexicanos. Lo somos por nacimiento y por convicción. Cada uno de nosotros, por una razón diferente, vive en Alemania. Nuestros planes varían: algunos pensamos volver en unos pocos meses o años a casa pero otros no sabemos cuándo volveremos a México. Sin embargo todos, sin excepción, tenemos la esperanza de volver a nuestra tierra. Allá viven nuestras familias, nuestros recuerdos y nuestras amistades. Allá está el lugar del que sentimos que nunca nos fuimos.

Por noticias en internet, esporádicos viajes o noticias de familiares y amigos hemos visto los asesinatos y las lesiones a los derechos humanos incrementarse de manera exponencial en tan solo unos años. La lejanía que impone la distancia no nos ha negado, empero, el derecho a no estar de acuerdo, a querer cambiar la situación y a ejercer la influencia que como mexicanos nos otorga la ley.

Entre quienes formamos parte de esta iniciativa hay diferentes visiones de México. Nuestras inclinaciones partidistas y nuestros enfoques políticos son variopintos cuando no discernientes. Eso, lejos de ser un pretexto para el alejamiento, ha resultado un motivo de acercamiento que se resume en una sola frase: todos, sin distinción de clase social, credo e ideología política, lamentamos el grado de descomposición social en la que se encuentra nuestro país y estamos dispuestos, en la medida de nuestras posibilidades, a cambiarlo.

Nuestra lectura de la situación es bastante clara: el escenario de descomposición actual es resultado de un sistema político, económico y social incapaz de resolver problemas estructurales e históricos que, al combinarse con una posición geográficamente compleja, favorece al sistema transnacional de importación-exportación de armas y drogas.

Hasta ahora la solución se ha enfocado en la militarización del país sin abordar los verdaderos problemas nacionales que impulsaron la actual situación: la precarización de la calidad de vida en la ciudad, la reinante desigualdad social, la corrupción política, la impunidad, la marginación del campo, el descuido educativo y la monopolización de los medios de comunicación.

En ese entendido, como mexicanos residentes en el extranjero queremos, a través de nuestras manifestaciones públicas:

I) Valorar la vida de los más de 40 mil fallecidos en el marco de la “guerra contra el narcotráfico”, exigiendo a las autoridades responsables una sensibilidad distinta que reconozca cada una de las muertes con dignidad y no como simple daño colateral.

II) Exigir un sistema de implantación de justicia expedito, honrado, eficiente y respetuoso de los derechos humanos.

III) Demandar el esclarecimiento de cada uno de los asesinatos perpetrados por el crimen organizado y por el ejército.

IV) Exhortar a las entidades gubernamentales a trabajar en conjunto con organismos internacionales en el diseño de políticas públicas que ataquen el problema de la violencia y las drogas no sólo en lo reactivo (ámbito militar) sino en lo preventivo (ámbito socio-económico).

Nuestra iniciativa enfatiza que NO pedimos al Estado renunciar a combatir al crimen organizado. Por el contrario: exigimos que se diseñen estrategias a largo plazo que prioricen: la restructuración del tejido social, la persecución de las cuentas privadas de los criminales, la inversión y reestructuración de la educación pública, el combate a la corrupción en todos los niveles de gobierno, el cuidado de los espacios públicos, el fomento a la cultura, la democratización de los medios y la sanación de las instituciones jurídicas, policiacas y militares

Exigimos, además, a los políticos mexicanos –a todos ellos, sin distinción de partidos– un actuar consecuente al cargo que representan. Les exigimos valor, compromiso e identidad con las causas públicas por encima de sus intereses personales. Exigimos que, como representantes del pueblo, escuchen nuestras demandas y que, en lugar de evadir nuestras protestas, encuentren soluciones a sus motivos.

Mientras no veamos una respuesta clara de todos los actores del Estado frente a la crisis que atraviesa el país, quienes suscribimos esta declaración seguiremos exigiendo la transformación de la vida pública mexicana y haremos lo posible para situar la actualidad mexicana como tema prioritario de los organismos internacionales de protección a los derechos humanos con el fin de fortalecer el trabajo de las organizaciones mexicanas preocupadas en el asunto.

En resumen, pues, haremos valer desde el extranjero, con pensamiento y acción, nuestra propia ciudadanía.

Comunidad mexicana en Alemania
abril del 2011