malversando.blog

Monóbologo interior de @harmodio, maestro de obra electro.literaria (y un tropo entre paréntesis agrega: una bicicleta huiqui descendiendo a toda lentitud por la carretera vecinal del la literatura open source).

Carta a un lector que piensa que no sirvió de nada ir al Trocadero

Estimado @Observador:

0) Antes que nada, un poco de ética de la discusión. Dado el ambiente reintante de violencia, no nos podemos ni dar el lujo de la violencia verbal y el insulto indiscriminado, ni de confinarnos a discutir entre personas que ya están previamente de acuerdo. La hora en México es grave: necesitamos discutir precisamente con gente que no está de acuerdo con nosotros, y precisamente de una forma en que no reproduzcamos, ni siquiera verbalmente, el callejón sin salida de la violencia. Como dice la portada del Courrier Internacional de esta semana: “más difícil que la guerra: la paz”. Y cuando me refiero a ética de la discusión hablo de algo muy preciso: ser capaces de encontrar verdad en el argumento ajeno, y ser el primer crítico con los argumentos propios.

1) Dicho lo cual, de los dos comentarios que has vertido aquí rescato el “organizarnos en grupos de personas donde se comparta información real y concreta”. Y el “ojo crítico que exija transparencia [hacia el gobierno]“. Y hasta la resurrección de los clásicos del civismo. Nada que objetarle a esa parte de tu argumento.

2) Ahora bien, hay dos cuestiones con las que difiero radicalmente de tu posición. Una, lo que tu llamas “poner en alto la deshonra de México”. Y dos, tu posición con respecto al consumo de drogas. Empiezo por la primera.

2.1) Yo creo que la honra de México es algo secundario. Lo primero es la realidad. Y acaso podamos acordarnos en que las estadísticas son una fuente fiable para estimar el lamentable estado de nuestra realidad. No hablemos de crueldad inusitada, no hablemos de debacle ética: simplemente de cifras. Cito aquí mi experiencia como contador de muertos para el tuit @menosdías (blog Menos Días Aquí ): en una semana no sólo conté más de trescientas víctimas, varias de ellas asesinadas con lujo de crueldad extrema, sino que adquirí consciencia de eso que no quería ver. El pensamiento premasticado aquí nos diría: “los malos [es decir los narcos] matan con crueldad, los buenos [es decir el ejército] los combaten”. Pero me parece que la realidad es tan simple: en el narco hay soldados, en el ejército y las policías hay narcos, en resumen: una gran confusión. Sin embargo, narcos y soldados rasos tienen algo en común: en su mayoría provienen de las clases sociales más modestas: los jodidos, pues; los más afectados por la aplicación a la letra de las prescripciones de la economía ultraliberal. Por todo lo anterior, realidad pura y dura, difícil de interpretar desde el cartabón moral, yo creo que eso que tú llamas “honra” es seda secundaria para la famosa mona que se viste de. De nada nos sirve guardar la honra si la realidad nos contradice de manera tan fehaciente. No estamos mintiendo cuando escribimos en Trocadero 35000 muertos. Si además lo hacemos en una plaza llamada “de los derechos humanos” el símbolo es aún más fuertes. Y para ganar la guerra hay que empezar por las palabras, los símbolos, los acuerdos, y también eso que tú sugieres: las redes, las personas en movimiento. Como puedes observar en las fotos que colgamos en treintaycincomil éramos más de “20 chícharos” y la acción poética tuvo un efecto muy real: conectar a un conjunto de personas que independientemente de su nacionalidad, filiación política y proveniencia socioeconómica, preguntan ¿qué podemoshacer, qué sigue?. Todos sabemos que nos urge precisamente eso: movernos, unirnos, discutir y hacer.

2.2) Las drogas destruyen. La comida también destruye. El alcohol también destruye. Hasta el amor destruye. Quien está convencido de que merece destruirse lo podrá hacer hasta con una caja de kleenex. Dentro de 100 años, cuando las drogas sean tan legales como el alcohol, el tabaco o las armas de bajo calibre, esta guerra nos parecerá tan absurda como hoy nos parece la guerra de los pasteles. Yo lo que propongo es justamente lo contrario: que México sea el primer país del mundo en legalizar todas las drogas, y no sólo en lo que respecta a su consumo, sino también a su producción, comercialización e incluso su exportación. Si las usáramos de manera inteligente, podríamos hacer de la producción de drogas el nuevo petróleo que nos proveyera de la riqueza necesaria para fundar una sociedad más justa en donde, por ejemplo, el estado provea desintoxicación y tratamientos antidrogas gratis con fondos públicos (inversión irrisoria si la comparas con lo que se invierte en armas o en campañas publicitarias propagandísticas). ¿Te imaginas si le plantáramos cara a Estados Unidos convirtiéndonos en la Amsterdam de América Latina? Vengan, compren en paz aquí sus drogas (o vénganse en paz a desintoxicar), dejenos sus dólares y regrésense a su país. Pero para eso se necesitaría una gran osadía política y la voluntad colectiva de invertir ese dinero en el bien común y en la construcción de instituciones duraderas. ¿Utópico? Ciertamente. Tan utópico como parecían hace 100 años el voto femenino o la igualdad racial.

3) Por tanto, te invito a que te unas al grupo féisbuc MEXIQUE:35000 MORTS o a que vengas a continuar la discusión en persona en nuestras próximas acciones, porque las habrá. Ayer en Trocadero había una sensación muy especial de consciencia colectiva: no podemos quedarnos a discutir eternamente nuestras diferencias: o las sobrepasamos, nos unimos e inventamos esas ideas que nos van a sacar del hoyo y que ahora no existen o parecen inverosímiles, o nos carga la que ya sabes: la proverbial #chingada.

Saludos.

@harmodio

Esta carta es respuesta a este comentario de @Observador

6 Respuestas a “Carta a un lector que piensa que no sirvió de nada ir al Trocadero

  1. paso a paso 7 abril, 2011 en 20:54

    VNunez.GBrassens.Fort.huiki
    El entierro de los 35000 verlaines

    Los ves?, mialma…
    A los de la bola,
    de quienes el dia mejor fue un dia helaaaadoooo…

    Dios: se habrio alguna vez el Jorge?,
    culió-t-il?
    Ahora viene el furibundo Harmodio,
    seguido de mininiaturas.

    20 grognards estaban ahí,
    agripad@s, bell@s, pur@s.
    siguiendo al sombra y su esperanza
    vivo enfin, el tercer huikificador el terroir.

    O tal vez el primero,
    Savala, en el cortejo.
    Sin ver mas, puesto voy,
    Uds los primeros, dia kbron.

    No hay pex, sin armstrong no hay pelotón
    Paris y sus rutas y su ———- luz.
    El alma es barata, poetas compañeros
    ahi voy, de todos petit dernier.

  2. paso a paso 7 abril, 2011 en 21:49

    Chingao no me salio…

    Barra de ingeniero:
    Al final del huikipoema vinieron los compañeros chercheurs con una carta de estudio de recategorización.

    El chercheur-secretario-academico la iba a hacer en 2 meses, el compañero chercheur que no le alcanza para la renta la hizo en dos dias.

    no hay seriedad, me cae🙂.

  3. Liz Durand 8 abril, 2011 en 00:51

    Harmodio, hermano, tienes TODA la razón. Es hora de convocar. Un abrazo.

  4. Federico S. ENCINAS C. 10 abril, 2011 en 09:36

    Lo único que se necesita para que triunfe el mal es que los buenos no hagan nada…

    Entonces, alguien que prendre una vela en silencio por la PAZ hace su parte…

    Si se calla el Cantor, muere la Vida,
    Si se Calla el poeta, muere el Mundo…

    Entonces, hablaré, no en su nombre o en su memoria, no en mi nombre y para mi fama, pero para que viva el Mundo…

    Y si un dia, yo no hablo mas, o me callo o me callen,
    que otro se levante y se ponga a escribir y a hablar,
    para que viva el Mundo…

    Podemos hablar de “guerra” o de “lucha” cuando nuestras unicas armas son plumas y palabras ?

    Soldados en cada hijos de Dios ?
    C’est écrit nulle part que nous devions tuer des gens…

    A cause du Silence des Justes,
    Le Monde n’est plus digne de paroles…

    Assez de silence, assez de domination,
    Relevons la tête…

    Et si les Justes se mettaient à parler ?

    En Silence d’abord,
    En suivant notre Code d’Honneur,
    Puis en criant haut et fort,
    Notre désespoir et notre tristesse,
    Notre compassion et notre solidarité,
    Envers ce qui sont morts, envers ceux qui survivent,
    Des pensées, rien que des pensées,
    Puis des mots, rien que des mots,
    Pour crier notre désir de PAIX
    Et pour notre volonté d’avenir,
    Pour notre Pays et pour la planète Terre,
    Notre Mère…

    Je ne peux pas changer les Autres,
    Mais je peux commencer par me changer moi-même…

    In Lak’ech…

  5. Juan M 10 abril, 2011 en 12:22

    Lo mas absurdo del caso es que las armas sean legales pero las drogas no. Las armas matan millones de personas, desestabilizan las democracias, reducen los presupuestos en áreas esenciales como salud y educación, y amenazan, incluso, nuestra supervivencia como especie. Las armas son legales, todos lo sabemos, porque las producen los países desarrollados. La cocaína, en cambio, es ilegal porque es el único producto altamente competitivo de Suramérica en los mercados del norte. Antes lo era la marihuana, pero dejaron de combatirla, y terminarán por legalizarla, porque ahora son ellos quienes la cultivan. Debemos exigir un discurso coherente por parte de Europa y Estados Unidos: si no quieren cocaína pues que no produzcan más armas. Punto. No podemos convertirnos en los parias de este puto mundo, cargando con todas las penas y responsabilidades de un problema global. En Colombia los gringos llevan más de veinte años arrojando una concentración altamente venenosa de Glifosato, un exfoliante (¿recuerdan el agente naranja arrojado sobre Vietnam?) para erradicar la planta de coca. En los últimos veinte años no han podido acabar con la coca (pero en cambio han enfermado a la gente y contaminado nuestras selvas) y, sin embargo, el programa continua en marcha. Ello gracias a que el gobierno colombiano es una puta y al lobby de Monsanto, que es la multinacional que produce el exfoliante que arrojan sobre Colombia. ¿Acaso harían eso mismo que hacen en Colombia para erradicar los cultivos de marihuana que se extienden por el estado de California? Todos sabemos que no. Portugal ha despenalizado recientemente el consumo de drogas y eso no ha alarmado a nadie. ¿Por qué sería entonces un escándalo que nosotros despenalizáramos la droga? No fue acaso legalizando el alcohol como los gringos lograron acabar con la mafia del alcohol que lideraba Alcapone. Lo más irónico del caso es que nuestros países son tan pusilánimes, conformistas y pacatos, que seguro los gringos legalizarán la droga primero y una vez que ellos nos hayan dado el visto bueno, lo haremos nosotros. Mundo de mierda. Perdón, me indignan estos temas. Un abrazo.

  6. monique godard 20 abril, 2011 en 21:11

    Bravo para esta argumentacion y tus ideas atypicas. En frente percibo amor y saber de la vida. Y eso da corazon a marchar. Muchas gracias chiquito

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: