malversando.blog

Monóbologo interior de @harmodio, maestro de obra electro.literaria (y un tropo entre paréntesis agrega: una bicicleta huiqui descendiendo a toda lentitud por la carretera vecinal del la literatura open source).

Menos días aquí, día cero: El contador vela armas de paz

¿Quiénes morirán por violencia esta semana en México? El contador se lo pregunta. El deseo íntimo del contador es que su cuenta se quede en cero. Intuye el contador que no será así. En la víspera de emprender su triste tarea, el contador tiene un pensamiento para esos que ahora recorren el mundo y dentro de una semana caerán en las trampas de una configuración social violenta y quedarán atrapados entre los hilos de encono, negocio y azar que rigen el subnegocio de la violencia. ¿Quiénes son? ¿Dónde están, qué hacen a esta hora, dónde comen, dónde viven, dónde duermen los que morirán la semana que entra? Todos tienen algo en común: como usted y como yo, ellos también esperan no formar parte de esa lista. Hacen planes, confían en su suerte, esperan. En eso, traficantes y militares, políticos y capos, escritores y lectores, en eso todos somos iguales.


Algunas reglas que el contador se impone antes de iniciar su trabajo. Regla uno: contar los decesos por violencia en México, no sólo numérica sino también narrativamente. Regla dos: contar seres humanos. Partir de los datos factuales (número, fecha, lugar, hora, nombres de las víctimas, causas del deceso) para retratar seres humanos (fotos, gustos, atisbos de su vida). Regla tres: no imponer ningún cartabón moral, no tomar partido, no hacer distinciones morales o políticas entre los bandos. Concentrarse en eso que comparten víctima y victimarios, desde el criminal de guerra hasta al transeúnte que pasaba por ahí: el fondo humano.

Luego entonces, el contador creará tres etiquetas para sus notas:decesos (datos factuales, números, información), retratos(acercamiento humano a las víctimas) y comentario. En ésta última sección el contador se permitirá hacer algunas digresiones acerca de su triste e ingrata tarea. La digresión es pausa, descanso, respiración. ¿A qué hora respira la violencia?

Empiece usted pues, señor contador, a combatir la violencia con su calculadora, su pluma y sus deseos. Cada quien sus armas. No importa que lo tachen de utopista: por algo se empieza. ¿Habremos ya empezado a terminar con la violencia?

Texto escrito para el blog “Menos Días Aquí”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: