malversando.blog

Monóbologo interior de @harmodio, maestro de obra electro.literaria (y un tropo entre paréntesis agrega: una bicicleta huiqui descendiendo a toda lentitud por la carretera vecinal del la literatura open source).

o versa.vice

Hay dos tiempos: hospital de día y hospital de noche. Son tiempos sucesivos: primero se va al hospital de día, cuando la rodilla está casi recuperada, cuando se ha recuperado ya un mínimo de movilidad, cuando ya es posible dormir en casa, preprarse un té, ser o parecer útil. Después, conforme la fecha del accidente se acerca, es decir tras la empeoría (antónimo de mejoría, o tras la empeora, antónimo de mejora), se duerme en el hospital, se consume morfina, se molesta a las enfermeras para que interrumpan su madrugada con bolsas de hielo. El hielo, esa droga de las rodillas. O la morfina.

El hospital de noche. Corredores vacíos por donde los cojos penan como almas en muletas. Los cojos que llegan al hospital de noche no saben que hay enfermeras con la locomoción intacta, a las que se les pueden pedir bolsas de hielo. Los cojos del hospital de noche llegan con la esperanza motriz intacta, como los amputados que insisten en sentir miembros invisibles. Durante un tiempo, los cojos creen que aún se pueden mover.

Primero el hospital de noche, después el hospital de día. O viceversa, da igual. Depende de donde se sitúen el accidente, la operación y la mejoría. En la realidad, un orden verosímil sería accidente, operación, convalecencia, mejoría. Ya está, ya tienes la novela, o la telenovela, o la película o la anécdota. Aquí no. Aquí nos gusta complicarnos la vida. Yo leyéndola, tu escribiéndola. Aquí nos disfrazamos de nuestro negativo: yo leo, tú escribes; yo me curo, convalezco, me opero, me acidente. Yo soy el paciente. Tú el cirujano. El que sabe eres tú. El que es sabido: yo.

El hospial de día es aburrido. Una ambulancia pasa por ti en la mañana, te deja en la clínica, haces ejercicios todo el día, comes, vas a la hidroterapia (favor de significar una piscina), más ejercicios, ambulancia de regreso. Antes de eso te curaste y te olvidaste de la clínica. En cambio después: después sigue el hospital de noche, la gravedad, el dolor, la morfina.

¡La morfina! Eso mejor lo cuento ayer. Por hoy es todo. O versa versavice.

Una respuesta a “o versa.vice

  1. Lost child 17 junio, 2010 en 05:07

    ¿por qué en la tv la operación siempre ocurre en el hospital de noche?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: