malversando.blog

Monóbologo interior de @harmodio, maestro de obra electro.literaria (y un tropo entre paréntesis agrega: una bicicleta huiqui descendiendo a toda lentitud por la carretera vecinal del la literatura open source).

si bien la verdad

(PELIGRO: Texto sin correcciones. Riesgo de faltas de ortografía, teclas traicioneras y demás insectos.)

Retiro lo dicho. Dije que el ahora importaba más que el aquí. Dije que el eterno móvil del ahora tenía preminencia sobre el espacio todo, que el espacio no era más que la escena del paso del tiempo. Eso no es cierto. Como tampoco es cierto hacer énfasis en la cosa echando hacia adelante el viejo “no era más que la”, pura pirotecnia retórica, puro acompañamiento lírico: pólvora para argumentos.

El espacio está aquí, y ahora, y casi siempre. Es decir, casi siempre hay espacio. Dígame usted, escritor que se lee tan serio, ¿cuándo ha estado usted en un lugar donde no exista espacio? Digo exista y no haya, porque haya es muy fácil, de haber espacio lo hubiera habido y lo habrá, siempre lo habrá, y perdóneme aquí usted, querido escritor, pero ya no estoy entendiendo nada de lo que usted, cantinflacanianamente, escribe.

Reformulo: si bien las historias se cuentan según las dos coordenadas universales, el espacio y el tiempo; si bien esta historia intenta ir hacia atrás, desde la salud hacia la enfermedad, desde la curación total hasta el momento del accidente; si bien este orden contradice el natural de los hechos que se suceden; si bien la contradicción significa que esos hechos no están sucediendo conforme los leo; si bien yo leo los hechos en orden desordenado, es decir que cuando yo los estoy leyendo los hechos ya sucedieron o van a suceder o nunca han sucedido; si bien es difícil elegir entre las tres anteriores posibilidades; si bien la escritura intenta acomodar tiempos y espacios dentro de un nuevo espacio; si bien la lengua y su orden gramatical no representan ningún nuevo espacio; si bien el espacio es en apariencia y en extensión más limitado que el tiempo; si bien el tiempo de narrar y el de ser narrado se diferencian por su falta de concentración; si bien la lengua es capaz de abarcar con absoluta desfachatez todo el espacio y todo el tiempo desde su modesto tamaño; si bien todo esto es cierto, la historia no deja de ser falsa. Una mentira, pues. Al final hay eso, una mentira que sin lenguaje no existiría, y un lenguaje que sin capacidad de abstracción y de psicomoción tampoco se daría esas ínfulas de universalidad, de omnicapacidad, de ultrapotencia.

Dicho de otro modo: voy a ver a los cojos en el lugar de siempre: la clínica. Yo ya estoy sano, yo no padezco de la locomoción, pero el lugar me crispa. El puente, el canal diagonal, la clínica, los aparatos de rehabilitación de la clínica: esos lugares me contienen, esas bicicletas estáticas me hacen llorar como no lo hace ningún tiempo.

¿Y qué significa que yo llore, yo, un pobre lector que se rompió una rodilla? ¿O tú, un pobre escritor que escribe en flor de loto sobre la hierba, sentado bajo los postes de un campo de rugby, solo y de noche, la noche de los accidentes que no se han contado, la noche triste en que los ligamentos de la rodilla y del tobillo sueltan las amarras inversas de esta historia?

No estamos progresando. Tampoco regresando, y mira que ese era el objetivo. No estamos, en resumen, contando. Falta contar. Cuéntame pues.

Háblame, Cangrejo Oximorón, de la configuración única de cojos en la clínica. Háblame de los ejercicios sin fin, las máquinas de tortura benigna para que el cuerpo recupere su forma, del ejército de jóvenes de blanco encargados de vigilar el buen progreso de la mecánica anatómica, la recuperación de la marcha, la memorización del equilibro, el acto y efecto del esfuerzo. Háblame, cangrejo, de ese lugar donde fuiste feliz, donde te curaron la tenaza con que contabas para que la contaras, para que la vinieras a atenuar aquí con tus palabras.tenazas. Cuéntame, por ejemplo, un ejercicio. El último, por ejemplo. O por ejemplo el primero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: