malversando.blog

Monóbologo interior de @harmodio, maestro de obra electro.literaria (y un tropo entre paréntesis agrega: una bicicleta huiqui descendiendo a toda lentitud por la carretera vecinal del la literatura open source).

Noticia de un secuestro, de García Márquez (libro condensado)

Antes de entrar en el automóvil miró por encima del hombro para estar segura de que madie la acechaba

[…]

Colombia no había sido consciente de su importancia en el tráfico mundial de drogas mientras los narcos no irrumpieron en la alta política del país por la puerta de atrás, primero con su creciente poder de corrupción y soborno y después con aspiraciones propias.

[…]

Pero el poder –como el amor — es de doble filo: se ejerce  y se padece.

[…]

Pero el problema de fondo, tanto para el gobierno como para el narcotráfico y las guerrillas, era que mientra Colombia no tuviera un sistema de justicia eficiente era casi imposible articular una política de paz que colocara al estado del lado de los buenos, y dejara del lado de los malos a los delincuentes de cualquier color. Pero nada era simple en esos días, y mucho menos informar sobre nada con objetividad desde ningún lado, ni era fácil educar niños y enseñarles la diferencia entre el bien y el mal.

[…]

Tal vez lo más colombiano de la situación era la asombrosa capacidad de la gente de Medellín para acostumbrarse a todo, lo bueno y lo malo, con un poder de recuperación que quizás sea la fórmula más cruel de la temeridad.

[…]

“Los sobresaltos continuaban pero les dolían menos: la vida se había encargado de enseñarles que la felicidad del amor no se hizo para dormirse en ella sino para joderse juntos”



2 Respuestas a “Noticia de un secuestro, de García Márquez (libro condensado)

  1. Alberto 31 agosto, 2009 en 17:09

    ¡Esto es otro tipo de huiquificación…! La supresión juiciosa. Qué bien.

    Saludos, suerte, un abrazo.

  2. Mediopelo 1 septiembre, 2009 en 08:48

    ¿Dónde están los narcos? Yo creo que la violencia puso a la sociedad civil en su contra y optaron, en su momento, por volver al redil de las luchas en el callejón (los de abajo) y del chalet con piscina (los de arriba). Hay que cambiar todo para que nada cambie.
    ¿Oro potable es la chela?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: