malversando.blog

Monóbologo interior de @harmodio, maestro de obra electro.literaria (y un tropo entre paréntesis agrega: una bicicleta huiqui descendiendo a toda lentitud por la carretera vecinal del la literatura open source).

Archivos mensuales: abril 2009

mi teoría conspiratoria favorita

El cientifico frances Christopher Auger, que se encontraba en el D.F. realizando proyectos de biotecnologia con la UAM – Iztapalapa, fue asesinado por ladronzuelos chilangos que robaron su maleta azul y abrieron sin enterarse la caja de pandora.

Teoría patrocinada por mi amigo Cambeses.

Anuncios

rumsfeld salva la vida a camacho.solís sumido en literatura latinoamericana superficial

Ruta de lectura (¿se puede llamar lectura a eso que hacemos por internet? ¿no sería mejor buscar una palabra que combine literatura y adicción?) de esta mañana, con la que le doy de comer a mi paranoia y de paso me solidarizo con la influenza que aqueja a mi país entrando en una especie de semi.condición depresiva que me impide escribir, leer (libros) o trabajar: me veo en la penosa necesidad de consumir datos las 24 horas del día.

Enpiezo con la lectura comparativa de la salvación de Manuel Camacho Solís, (ex.salinista, ex.regente de la ciudad de México, ex.operador de fraudes electorales y hoy opositor de toda la vida) y el fallecimiento de la niña María Fernanda García Meza, habitante en vida de la colonia Agrícola Pantitlán, quien murió tras una peregrinación de hospitales públicos en donde sistemáticamente le recetaban paracetamol. La lectura paralela de ambos relatos es una perla: ojalá los virus nos devuelvan la conciencia de nuestra igualdad fundamental (somos mamíferos). Pero bueno, eso pasa a segundo término ante la alambicada pluma de Camacho, cuyos adverbios tienen la densidad de quien acaba de salvar la vida gracias a los privilegios de una sociedad trepadora.

Tras enjugarme las lágrimas, me indigno por este columnista que asegura que si los jodidos se mueren de gripa es por su culpa: para qué se tardan en llegar al médico. De ahí, sin concentrarme en nada, sin reflexionar, con la pura impulsión del consumo de datos (más detalles, más, más), postergo de nuevo mis actividades laborales (leo en la oficina, a escondidas, fingiendo que trabajo) para correr a leer (el lectointernetómano siempre tiene prisa, aunque tenga para leer todo el día) Los cerdos peligrosos usan traje donde sin racionalidad ni juicio alguno me dejo llevar por las explicaciones fáciles: la culpa de todo la tiene la acumulación extrema (de privilegios, de fortunas, de cerdos). Abre cita de Mike Davis:

Por ejemplo, en 1965 había 55 millones de cerdos en más de un millón de granjas de Estados Unidos; hoy existen 65 millones, concentrados en 65 mil instalaciones, la mitad de las cuales tienen más de 5 mil animales. En esencia, se trata de una transición desde los chiqueros a la antigua hacia vastos infiernos de excremento, de naturaleza sin precedente, en los cuales decenas, incluso cientos de miles de animales con sistemas inmunes debilitados se sofocan entre el calor y el estiércol e intercambian patógenos a velocidad de vértigo con sus compañeros de presidio y sus patéticas progenies.

El párrafo anterior, con sus vastos infiernos, su naturaleza sin precedentes y sus cientos de individuos con sistemas inmunes debilitados, podría acaso servir para describir cualquier ciudad perdida de Ecatepec. En busca de consuelo médico, me doy una vueltecita por Google para buscar el medicamento maravilloso que cura la gripe porcina, ese que separa a Camacho Solís (que en paz sobrevive) de María Fernanda (que en paz descanse): el osetalmivir, también conocido como Tamiflu, creado para gracia de los mamíferos bípedos pensantes por la compañía Gilead Sciences, uno de cuyos accionistas es el inefable Donald Rumsfeld, y de manera falsa, fácil, superficial como el raciocino en línea, la conexión se establece: Rumsfeld salvó a Camacho, los iguales se salvan la vida, entre iguales no hay fronteras, pesa más la frontera social que separa a Camacho de María Fernanda que la nacional entre Camacho y Rumsfeld: así de rápido, así de pendejo, así de facilito establemos causalidades baratras nosotros los blogeros.

La libre asociación me permite aterrizar en la revista Hermano Cerdo, donde un vínculo me envía directo a un artículo sobre la insoportable superficialidad de los novelistas hispanoamericanos contemporáneos. No lo critico ni lo pienso ni tomo posición: nuestra literatura se nos parece. Se les parece (a usted, no se haga pendejo: ya deje el internet y póngase a trabajar). Es cierto, somos superficiales: estamos huyendo: queremos más (¿qué más, qué más?) porque no tenemos tiempo.

sujeto de estado fallido

1. Los gobiernos estatales de Veracruz y Oaxaca protegen las insalubres condiciones de operación de las granjas porcinas Carroll, que explotan 500,000 cerdos en la localidad veracruzana de La Gloria, en el municipio de Perote (La Jornada de Veracruz, 13 de abril: nótese que la fecha de la nota es anterior a la de la alerta epidémica. Dato patrocinado por el blog de h.yépez)

2. El gobierno federal desatiende un brote de enfermedades respiratorias en La Gloria, Perote (3000 habitantes, 500 enfermos, 2 muertos, el brote ocurre entre diciembre del 2008 y marzo del 2009. Fuente: El Universal de hoy).

3. Un sistema de salud a medio privatizar, donde la automedicación y los diagnósticos de farmacia sustituyen a la consulta médica. Quienes pueden ver a un médico es porque a) tiene para pagarlo, o b) se soplan las colas interminables de un Seguro Social insuficiente, donde hay que estar in articulo mortis para recibir atención médica.

A. Parece que si a un enfermo de influenza porcina se le atiende en las primeras 48 horas, se salva. El problema en México es que entre el enfermo de influenza y el médico capaz de prescribir el tratamiento hay una distancia enorme y una infinidad de obstáculos: la clase social, el origen étnico, la indiferencia (cuando no franca oposición) de las instituciones, el interés privado sobre el bien común. 48 horas es poco tiempo para franquear tanta barrera histórica, tanto mecanismo de dominación.

B. Las guerras y las epidemias unifican a cualquier nación. A lo mejor era efectivamente necesario paralizar primero a la ciudad, después al país para evitar la propagación de un virus nuevo (sobre todo en vista del sistema de salud que tenemos). Y al fin y al cabo, más vale prevenir (tardía, acaso exageradamente) que lamentar. Sin embargo, me pregunto ¿al poder en turno le beneficia la propagación del miedo? La pregunta es legítima: el miedo no sólo es la reacción más natural ante las catástrofes: también es un instrumento de manipulación.

C. A veces pienso que la gramática de este sexenio es una plana de primaria: la frase nos la dijeron desde el principio: sólo cambia el sujeto:

López Obrador es un peligro para México
Los narcotraficantes son un peligro para México
La influenza es un peligro para México

diario.del.cerdo.lejos.1

jueves, passage.molière (23/04/09/23h23) Borrachera con M. Leve el aroma, una o dos de la mañana: regreso ebrio en bicicleta. Durante el día hojée los periódicos mexicanos: el primer tapabocas apareció en el rostro de un policía: imagen extraña para un país en guerra de baja intensidad: sustitición del pasamontañas por el tapabocas: el pasamontañas contra.narcos contra el pasainfecciones contra virus.

viernes, linea.13 (24/04/10h31) Viajo en metro leyendo los periódicos mexicanos desde la minúscula ventana del celular. No puedo creer lo que leo: se suspenden las clases. Acostumbrado a politizarlo todo, pienso que es una estratagema electoral del gobierno: yo te meto miedo, tú votas por mí: soy el único que puede protegerte (véase Bush). Y sin embargo. La cosa se ve grave. / Viajo en el metro de la línea trece mientras Hanna viaja paralelamente en dirección del aeropuerto para recoger a sus padres, que vienen de México. Los padres de Hanna viven en el Ajusco. Llegan a las 14 horas al aeropuerto CDG. Tengo el dedo pulgar sobre el número de Hanna, pero me retengo: ¿para qué preocuparse? De todos modos, poco podemos hacer.

viernes, fontenay.aux.roses (24/04/09/13h31) Torear el miedo con un ganchito. Salto de sitio en sitio buscando datos: unafuente.com sugiere que hay más muertos, que la situación es más grave de lo que el gobierno ha revelado. Recuerdo al personaje de Amalfitano en 2666: todo traiciona, menos la calma. Sólo en calma puedes confiar. Hanna llama desde el aeropuerto, contenta porque el avión está a punto de aterrizar. Las infinitas posibilidades microbiológicas de los aterrizantes se barajan en mi cabeza. Calma. / Los medios internacionales aún no dicen nada. Por la tarde, el taller literario transcurre a medio gas: los mexicanos aún no tenemos el disfraz del infectado.

sábado, amiens (25/05/09/xxhxx) Viaje a Amiens. La catedral, su laberinto, su fachada tupida como una novela de piedra donde la misma historia de la humanidad es contada desde cero: de Adán al juicio final en unos cuantos metros cuadrados. Sobre el frontón, los condenados arrastran sus pústulas camino al infierno. / Somos cuatro mexicanos en el coche. El valor semántico de la tos, del carraspeo, del estornudo se ha alterado radicalmente. Tras cada efluvio sigue un silencio asíntota, donde todas los posibles son posibles.

domingo, passage.molière (26/05/09/12h12) Estamos invitados a cenar a casa de unos amigos franceses. En 48 horas, los tapabocas mexicanos han llegado a los titulares de los noticieros franceses. Conforme transcurren las noticias nos vamos preocupando por dentro. Por fuera no porque poco a poco nos va quedando el saco del apestado: si estornudas, no digas que eres mexicano. / 13h30: Para evitar reticencias virológicas, llamo a mi amigo para confirmar si, visto lo visto, todavía estamos invitados. Se burla. Le pregunta a su compañera, afanada en la cocina, si teme algún contagio. Insiste: no mames. La cena tiene lugar.

lunes, fontenay.aux.roses (27/04/09/10h44) Una vez más, los acontecimientos confirman que México no es un país atrasado, muy por el contrario: el futuro llega antes a México (las crisis, los fraudes, las organizaciones criminales de Estado): somos la sonda del planeta: ¿una probadita de Apocalipsis? / La foto de unos adolescentes con tapabocas, sentados en las escaleras del Auditorio, lamentando no la epidemia sino la cancelación del concierto, desatan cargas de caballería emocionales en el chilango que soy: ese es mi lugar: lo traigo puesto: cantinero, un tequila, un tapabocas y un cocktel de La Jornada, Excelsior y el Universal con ganas de llorar en línea.

la mano de Vargas Llosa

Lo había leído pero no lo conocía en persona. Ayer estuvo en el Instituto Cervantes, hablando sobre Onetti. El auditorio estaba a reventar. Llegó tanta gente que abrieron las puertas del auditorio para hacer llegar la voz del peruano hasta quienes la esperaban sentados en las escaleras, o de plano acostados verticalmente sobre la pared. El director del Cervantes recordó que era día de Saint Jordi, día del libro. En Barcelona suelen dar rosas (y a veces, libros) a los pasantes para festejar al santo de lectores y escritores. Recordé que hacía cinco años estaba yo en Barcelona, con el Gallo y Nicolás Cabral, hablando de literatura y correteando a Vila Matas. Es un vicio esto de rendirle culto a los escritores. Ayer a Vargas Llosa lo acosaban como si de una estrella de cine se tratara. Ahora que gracias a la tecnología cada persona es un medio de comunicación, el paso de una persona notable es captado simultáneamente por un sin fin de aparatos personales: después es posible encontrar la misma imagen repetida en facebook. / Pero Vargas Llosa habló sobre todo de literatura, de Onetti, que quizá sea el mejor cuentista latinoamericano. Habló de su injusta falta de reconocimiento, perjudicada quizás por el talante de su persona: un viejo hosco, tímido: dentadura de un solo diente. Su traductor dijo que cuando le preguntaban qué le había pasado a su dentadura, él respondía: se la doné a Vargas Llosa. También fue evocada, de carambola, la anécdota fundacional de Musofobia (yo ya no la recordaba): están Vargas Llosa y Onetti contándose como escribe cada uno. Vargas Llosa confiesa que lo suyo es la disciplina, levantarse temprano diario y pegarle a las teclas. Onetti se horroriza: él solamente escribe cuando la literatura lo solicita, en cualquier momento, en cualquier trozo de papel imposible de preveer. Entonces Onetti apunta que Vargas Llosa tiene una relación matrimonial con la literatura: él no, para él la literatura es una amante o, mejor aún, una puta. / Yo no sé por qué no logro recordar (ya deja de beber) la idea que rodeaba a las únicas palabras que memoricé de la conferencia de Vargas Llosa. Habló de REALIDAD HERMAFRODITA. Acaso describiera el mundo de Onetti, una realidad con doble valor: el de realidad reconstruida con palabras y el de objeto de ficción efímera. En fin. / Al final nos quedamos platicando frente a la puerta del Cervantes hasta que la multitud se dispersó. Entonces salió Vargas llosa y le pudimos dar la mano. Vestía corbata, traje, camisa rosa. Por más que me concentré  para estrechar la mano del escritor de la Guerra del fin del mundo, la mano de Pantaleón, de la tía Julia (la mano que cambió la lengua), no lo conseguí: seguía siendo la mano de un político.

Estimado Jorge Castañeda, dos puntos:

En su artículo El desastre educativo (Reforma, 23/04/09) usted se refiere hasta en cuatro ocasiones a las personas originarias de Camboya como “cambodianos”. Le escribo para quejarme porque ese término es un anglicismo: en español se dice camboyanos.

Mi queja no es solamente formal. Me parece particularmente desafortunado que un artículo que lamenta el efectivamente lamentable estado de la educación en México descuide a tal punto su propia lengua, renunciando así a predicar con el ejemplo.

Sin más, le mando un cordial saludo, al que adjunto la dirección electrónica de un buen diccionario consultable en línea.

http://www.rae.es/

—————————————–

El desastre educativo
Jorge G. Castañeda

Reforma, 23 Abr. 09

Carlos Puig en Milenio comentó el libro Outliers. Subrayaba las conclusiones del autor, Malcolm Gladwell, sobre las diferencias de rendimiento escolar de niños de primaria en Asia y EE.UU. Concluía que la diferencia de días de clase al año -180 en EE.UU., 220 en Corea del Sur, 243 en Japón- y la diferencia de horas diarias en la escuela entre estos países explica en gran medida los resultados superiores de los niños asiáticos. Pero también concluye que esa explicación sirve para entender por qué niños de escuelas buenas en barrios pobres -una en el Bronx otra en Baltimore- y niños de escuelas malas en barrios ricos tienen aprovechamiento desigual, la diferencia consiste en las horas de clase diarias. Quizá esta misma explicación sirva, como lo he sostenido desde hace cinco años -ver el capítulo sobre educación de Somos Muchos (2004)-, para explicar la lamentable comparación, ya no sólo de México con otros países en pruebas como PISA y TIMMS, sino con otra comparación más pertinente y trágica.

En un estudio publicado por la Universidad de California en Irvine, divulgado por The New York Times el domingo pasado, se comprueba lo que desde hace tiempo habíamos sospechado. El nivel educativo de los jóvenes mexicanos en EE.UU. es inferior, no sólo al de sus pares anglo o asiático-americanos e incluso mexicano-americanos -lo que es lógico-, sino es inferior al de salvadoreños, guatemaltecos, otros latinos, filipinos, chinos, coreanos, vietnamitas o cambodianos. Tomando dos criterios: el porcentaje de alumnos de preparatoria en California que obtienen calificaciones de 9 o 10 y el porcentaje de jóvenes de más de 25 años que tienen una licenciatura, los resultados mexicanos son desastrosos. En el primer criterio, sólo 12.9% de los mexicanos tienen calificaciones de 9 a 10 (A en el sistema de EE.UU.). Para los salvadoreños y guatemaltecos es de 14.5%, otros latinos, 26%; filipinos, 32.2%; chinos, 50.9%; coreanos, 50%; vietnamitas, 45.4%, y para cambodianos, 20%. En cuanto a la obtención de una licenciatura, la cifra para mexicanos en EE.UU. es de 17.6%; para salvadoreños y guatemaltecos, 24%; otros latinos, 36%; filipinos, 43%; chinos, 81.8%; coreanos, 77.2%; vietnamitas, 58.5%, y se salva el honor con los cambodianos que tienen 16%, un punto y medio debajo de nosotros.

En vista de que el nivel socioeconómico del migrante mexicano no tiene por qué ser inferior al de otras nacionalidades, con excepción de la coreana, ya que México tiene un PIB per cápita superior a esos países y los mexicanos que emigran no son más pobres que los salvadoreños o filipinos, pero tampoco más tontos ni más inteligentes; la única explicación reside en su educación anterior, que tratándose de los mexicanos es la que recibieron en México. Ciertamente la comparación es imperfecta porque algunos vietnamitas, cambodianos y salvadoreños son hijos de refugiados quizás con un nivel socioeconómico superior; y quizás parte de la educación de los mexicanos ya la recibieron en EE.UU; y que es sólo California, aunque ese estado incluye la mitad de la población mexicana en EE.UU.

Podemos aventurar múltiples hipótesis para explicar la tragedia, pero dos son relevantes. Aunque el año oficial de primaria en México comprende formalmente 200 días, sabemos que entre paros, días de capacitación, puentes, etcétera, el promedio real es cercano a los 180 días de EE.UU., 25% menos que Japón y Corea. Pero además, la jornada escolar en México es de 4.5 horas. En la escuela del Bronx mencionada los niños entran a las 7:25 am, están en clase hasta las 5 pm y algunos se quedan en clubes de tarea o en equipos deportivos hasta las 7 pm.

Podemos esperar hasta las calendas griegas para aumentar el año escolar y alcanzar la jornada completa en la que insistimos sin cesar durante dos años y medio de campaña independiente a la Presidencia. Pero mientras esperamos, el rezago entre mexicanos y filipinos en California seguirá creciendo.

sísifo lava los platos

Y cuando despertó, los trastes sucios seguían ahí. Los trastes sucios, la loza como decía mi abuelita, no son de ningún modo el mayor de los problemas, sino solamente un pequeño problema eterno, irresoluble, tenaz como mito griego. Aparecen por generación espontánea después de cada comida, cansados, mancillados, pre-vomitados, para formar una montaña diaria, una montaña móvil: no es Sísifo quien mueve la roca, es la roca quien sigue a Sísifo con tenacidad evangelista. Los platos sucios, la loza, la olla de aquel glorioso caldo de pollo, hoy nauseabunda, son el mejor indicador psicológico de nuestro hogar. Cuando hay viento de popa no esperamos de ningún modo a que se acumulen, tampoco a que los restos de comida se peguen con tenacidad de metáfora repetitiva a la pared del cazo: son lavados inmediatamente e inmediatamente recuperan su brillo original, su aura de cocina limpia: macroindicadores de higiene mental. Por el contrario, cuando tememos o porfiamos o peleamos se forma entre nosotros una montaña instantánea de trastes que nos recuerda que mientras la neurosis nos disfraza de adversarios mútuos la vida sigue ahí, afuera, esperando una enjuagadita para emprender el amor, el anhelo, la escritura, la carrera por el pan y todas esas otras luchas sisíficas cuya integral resulta en esta imparable inercia de agua a la que llamamos tiempo: mi reino por un lavaplatos.

alba define a méxico

por Guillermo Bravo
Tomado del número 5 de la revista Alba

Hay una novela en la que la Tercera Guerra Mundial ya pasó, sólo que a la humanidad se le ha olvidado. Aquí y allá comienzan a recordar la terrible dictadura china, que venció a los europeos y a los americanos, las bombas del dictador Xu Bei y los campos de concentración más atroces jamás construidos. Cuando los primros recuerdos aparecen, se habla de una enfermedad mental; pero paso a paso se va descubriendo que esa guerra en realidad ocurrió y se decide agregar un capítulo al libro de la Historia Universal. México es uno de los actores principales en ese libro. Ha peleado junto a China contra los americanos, antes de que los asiáticos lo traicionen y decidan también destruirlo.

Presentar a México como protagonista de la Tercera Guerra Mundial es una manera horrorosa para comenzar a hablar del invitado de honor a la Feria del Libro de París, pero muestra cuán vivo está ese país: México puede ser un protagonista ficticio de esa guerra porque es un protagonista real de la escena cultural.

El paso de México por la capital francesa ha renovado y despertado percepciones como en las extrañas memorias de los personajes del libro citado.

En ese libro se define a México como una “complejísima máquina de amor y odio”.

asco

Dos artículos al respecto:

La columna de Martín Moreno de Excelsior

SEP: al servicio de Elba Esther

Y la columna de Sergio

Brisa yucateca

Sergio Aguayo Quezada
Reforma, 8 Abr. 09

Cuando al país lo envuelve una pegajosa nata de corrupción y cinismo, de la península nos llega una refrescante brisa. El Diario de Yucatán nos brinda un recital de compromiso con el interés general y de aquellos valores que hacen funcionar a la democracia.

El actual director de la Lotería Nacional (Lotenal), Miguel Ángel Jiménez Godínez, se educó en escuelas de élite. Sacó la licenciatura en ciencia política en el prestigiado ITAM, y luego dice haber obtenido un doctorado en la London School of Economics. Ya en México hizo una fulgurante carrera: diputado federal, presidente fundador del Partido Nueva Alianza (Panal), director de la Lotenal, una de las posiciones entregadas por Felipe Calderón a Elba Esther Gordillo. Por cierto, La Maestra siempre pide dependencias que manejan presupuestos elevados. La Lotenal ejerció en el 2008 mil 759 millones de pesos.

Miguel Ángel siguió los pasos de Carlos Salinas, y de todos aquellos alquimistas que han usado lo aprendido en país industrializado para mejorar su exquisito manejo de la transa autóctona. Pues bien, el 26 de marzo Miguel Ángel estuvo en una reunión en las oficinas en Campeche del corporativo de la familia Mouriño. En ese lugar se negociaba el convenio de publicidad por el cual la empresa editora del Diario de Yucatán difundiría el mensaje de los candidatos panistas a diversos cargos. El costo sería de 3 millones de pesos.

Cuando se mencionó el monto, a Miguel Ángel le salió lo generoso y dio la instrucción de que se facturara a la Lotería Nacional. Los directivos del diario peninsular se negaron, lo denunciaron en sus páginas y se fueron a la capital donde visitaron Los Pinos y el PAN nacional para informar lo que había pasado (subí a mi página una detallada crónica de los hechos, la respuesta del director de Lotenal y el Código de Ética del diario: http://www.sergioaguayo.org).

No sé si por ignorancia o por arrogancia, pero ni los panistas campechanos, ni los Mouriño, ni el elbista Miguel Ángel se acordaron de que el Diario de Yucatán es una empresa que se ha caracterizado siempre por ser un cruzado de la libertad de expresión, de la independencia frente al poder y de la honestidad. Por esas distorsiones del centralismo no se le ha reconocido, por ejemplo, que fue el diario que publicó más información sobre lo acontecido el 2 de octubre de 1968. En aquel momento sólo ellos imprimieron una serie de una secuencia de tres fotografías, tomadas por Jesús Díaz y distribuidas por la Associated Press, en las cuales se observa la ejecución a balazos de dos hombres y una mujer. Las imágenes merecieron la portada del Paris Match.

Con su denuncia estridente sobre el intento de soborno, el Diario de Yucatán nos recuerda que sigue habiendo empresas y personas dispuestas a rechazar y a denunciar la corrupción en auge. Es triste constatar que, en los índices de percepción de la corrupción publicados cada año por Transparencia Internacional, México mantiene los mismos niveles desde 1998; como si nunca hubiera habido alternancia. Pero no hay que buscar fuera lo que podemos leer cada día en Reforma y otros medios.

El director de la Lotenal tiene quien lo solape. Luis Alberto González Uribe, director editorial del diario peninsular, vino a la capital a relatar, ante la Presidencia de la República y el PAN, el intento de soborno. Esperaba una respuesta acorde con la gravedad del asunto. En conversación telefónica expresa su desencanto porque “lejos de que estuvieran indignados, me llamó la atención que no los sorprendimos. Fue una respuesta fría, casi indiferente”.

Es lógico que así sea. Si el Presidente evade el tema, sus subordinados le imitan la cadencia, y el PAN y la Secretaría de la Función Pública y la Fiscalía Especializada Para la Atención de los Delitos Electorales se las arreglarán, ya lo verán, para hacerse las desentendidas. Un indicador más preciso de la displicencia de los gobiernos panistas aparece en unos comentarios en Reforma de Arturo González de Aragón: en sus siete años como titular de la Auditoría Superior de la Federación ha interpuesto 24 denuncias penales por actos de corrupción y “ninguna ha sido resuelta por la Procuraduría General de la República (PGR)” (15 de marzo del 2009).

A las moscas y a los corruptos se les amedrenta a periodicazos, pero la denuncia pública no basta para castigarlos. La brisa yucateca refresca pero no cura. Depende de quienes repudiamos el lodo transformar la brisa en el huracán que nos limpie de la mugre que nos envilece.

La Miscelánea

Alonso Lujambio es el nuevo secretario de Educación Pública. Tiene una sólida formación académica, un buen historial en dos organismos autónomos de primer nivel (el IFE y el IFAI) y la amistad de Felipe Calderón. En su contra está su falta de experiencia en el tema y un mal precedente: Elba Esther logró que el Presidente, su Presidente, le quitara de en medio a Josefina Vázquez Mota. Suerte matador.

verbos anteriores

el cura ingresa en la nave de la parroquia con el experto

el experto contempla la estatua del santo titular

una capa dorada recubre la piel del santo titular

la voz del experto adquiere un tono interrogativo

el recubrimiento dorado es un elemento caracteristico de la escultura budista

el experto formula una pregunta

la respuesta del cura conjuga verbos anteriores

la parroquia tiene pocos fieles

la mayoria de la poblacion profesa el budismo

la parroquia necesita un santo

la parroquia no genera ganancias

el cura organiza una colecta entre los fieles

el precio del buda es inferior al precio del santo

la parroquia compra el santo titular en la fabrica de budas por motivos presupuestales

la fabrica de budas recubre al santo de una capa dorada

el experto asiente

el experto deposita una moneda en la urna de recoleccion de donaciones

la garganta del santo emite una expresion de agradecimiento

el experto instala un aparato de medicion sobre el craneo del santo

el santo manifiesta dolor

el cura desconecta la alimentacion del santo

el protocolo del experto requiere una instancia del oficio divino

el cura asciende por la escalinata del oratorio

el cura registra el nombre de una letania en el tablero de control del oratorio

la interfaz del tornavoz presenta una inconveniencia material

los acentos no funcionan

el cura hace uso de una tecnica aprendida en el seminario

el oratorio levanta el rezo

el experto solicita un decremento en el fervor del rezo

el cura modula la intensidad fehaciente de la letania

el experto interpreta las lecturas de los instrumentos