malversando.blog

Monóbologo interior de @harmodio, maestro de obra electro.literaria (y un tropo entre paréntesis agrega: una bicicleta huiqui descendiendo a toda lentitud por la carretera vecinal del la literatura open source).

Gaza Tamaulipas

Tomado ilegalmente pero de buena fe de la revista Proceso

REYNOSA, TAMPS.- En cuestión de minutos, la ciudad quedó partida en dos. Miles de personas quedaron varadas en el centro, ante la desesperación de saber que se libraba prácticamente una guerra en la zona a la que no podían llegar, y que uno de los más fuertes enfrentamientos ocurría a menos de 50 metros de la escuela primaria Felipe Carrillo Puerto, donde maestros y alumnos permanecieron más de dos horas y media tirados en el suelo, escuchando el tableteo de metralletas y la explosión de granadas, sin que nadie llegara a rescatarlos.
Desde las 11 de la mañana hasta casi las tres de la tarde del martes 17, los habitantes de Reynosa vivieron uno de los peores días de sus vidas. Si ya antes sabían que la delincuencia organizada es poderosa y omnipresente en esta ciudad, ese día alcanzaron a comprender hasta qué punto están en sus manos.
Una batalla en tres frentes copó la ciudad. Durante cuatro horas, policías federales preventivos y militares se enfrentaron con sicarios de tres bandos que intentaban controlar la plaza.
Los puentes internacionales estaban bloqueados por supuestos manifestantes que se quejaban del Ejército, mientras que todos los puentes que atraviesan el canal Anzaldúas, que comunican al sector centro con la zona sur de Reynosa, fueron taponeados.
A punta de metralleta, los narcotraficantes despojaron a conductores de unidades de transporte urbano, de autobuses de pasajeros o de cualquier tipo de vehículo grande que sirviera para cerrar el flujo vehicular entre las dos zonas en las que se divide esta ciudad fronteriza.
Las salidas carreteras que conducen a Monterrey, a Matamoros y a Victoria también fueron bloqueadas, así como las principales vialidades del sector surponiente de la ciudad. En esa zona de las balaceras, los radios, celulares y radioteléfonos tuvieron problemas de señal desde las 10:30 horas.
Aun los padres que tenían a sus hijos en zonas alejadas de las áreas de tiroteos buscaban llegar hasta ellos para tratar de ponerlos a salvo en sus casas. Las escenas de pánico y las crisis nerviosas se contaron por cientos ese martes. Hasta el fin de semana las actividades en la ciudad no se habían normalizado, pese a la insistencia del alcalde Óscar Lue­bbert Gutiérrez en que los enfrentamientos habían sido “hechos aislados”.
Al final del día, entre el armamento que fue asegurado a los sicarios había una ametralladora MK19, que puede lanzar granadas de 40 milímetros, así como tres fusiles G3, también con lanzagranadas.

Pesadilla

La versión oficial señala que las balaceras iniciaron cuando elementos de la Policía Federal Preventiva (PFP) se toparon con un convoy de camionetas en las que viajaban pistoleros que habían llegado a Reynosa con una misión: la ejecución de Héctor Manuel Sauceda Gamboa, El Karis, quien había sido el jefe de la plaza tras la captura de Jaime González Durán, El Hummer.
“Todo indica que fue un violento cambio de mandos: Los Zetas retomaron la plaza que, con la llegada de El Karis, en noviembre del año pasado, estaba bajo el control del cártel del Golfo”, resume una fuente policiaca.
Hasta el viernes 20, ni la Procuraduría General de la República ni la Secretaría de Seguridad Pública habían identificado a los detenidos, los heridos y muertos.
Sin embargo, fuentes militares y de la PGR sospechan que uno de los asesinados ese día es El Karis, hermano de Gregorio Sauceda Gamboa, quien hasta finales de 2006 se había mantenido como uno de los más poderosos jefes del cártel, pero fue obligado a “retirarse” por excesos que había cometido, por su mal estado de salud y por su presunta adicción a la cocaína.
En ese entonces, Héctor Manuel Sauceda Gamboa, El Karis, intervino para evitar la ejecución de su hermano, también conocido como Don Goyo o Caramuela. Durante un tiempo se quedó con el control de la plaza, hasta que tuvo que refugiarse en Matamoros, cuando los negocios fueron divididos entre El Hummer y Antonio Galarza Coronado, El Amarillo.
Según una fuente militar, El Hummer manejaba todas las actividades ilícitas de la ciudad, desde extorsión, secuestros, derechos de piso y narcomenudeo. El Amarillo controlaba todo lo periférico, incluido el ordeñamiento de ductos de Pemex, considerado actualmente como uno de los negocios más redituables del cártel.
El Amarillo fue detenido el 1 de noviembre del año pasado, cuando transitaba por la carretera Reynosa-Monterrey, mientras que El Hummer –uno de los militares desertores que fundaron el grupo de Los Zetas– fue apresado el 7 de noviembre en su casa del fraccionamiento Las Quintas. Ese día hubo intentos desesperados de Los Zetas por rescatar a González Durán antes de que fuera trasladado a la Ciudad de México. Camino al aeropuerto, los sicarios atravesaron camionetas y abrieron una feroz balacera, en la que se especula que hubo varios muertos, pero que oficialmente no fueron reportados.
Tras el arresto de los capos, El Karis regresó a Reynosa para cobrarse algunas cuentas pendientes que tenían antiguos aliados con su hermano Don Goyo. De ahí inició una serie de desapariciones y asesinatos en la ciudad.
De acuerdo con esta versión, el líder de Los Zetas, Heriberto Lazcano, El Lazca, ordenó la ejecución de El Karis, de quien sospechaban había facilitado información para la detención de El Hummer.
Pero aquí nada se puede dar por seguro. Ante la falta de información oficial, los rumores circulan impunemente por la ciudad. Hay quien supone que los sicarios lograron su cometido, y que uno de los detenidos por las fuerzas federales fue Don Goyo, quien ya no operaba dentro del cártel del Golfo, pero se le considera uno de los pilares dentro de la organización que inició Osiel Cárdenas Guillén. Sin embargo, hasta ahora las autoridades no han confirmado ni desmentido esa versión.

El enfrentamiento

A las 10 de la mañana, el comando que llegó a la ciudad para ejecutar a El Karis se cruzó accidentalmente con los elementos de la PFP en el Boulevard del Maestro y la calle Fuente de Diana, en la colonia Las Fuentes. De inmediato se inició el enfrentamiento, que duró más de tres horas.
En otros puntos de la ciudad se movilizaban más sicarios. Unos leales a los hermanos Sauceda, que buscan cerrar el paso al comando; otros, a El Hummer, que apoyarían el “golpe” contra El Karis. Al final, todos se enfrentaron con federales y militares.
A ocho calles de ahí estallaba otra nutrida balacera en las inmediaciones de un supermercado, y un tercer enfrentamiento entre sicarios y policías ocurrió a poco más de un kilómetro de la zona, en los alrededores de un centro comercial.
Fuentes de la PGR y militares dicen que El Karis pudo haber muerto en esos choques, pero su cadáver no fue visto en ninguno de esos escenarios.
Por el contrario, testigos y fotografías de ese día ubican un cuerpo –que ahora es sometido a estudios antropométricos–  tirado en medio de la calle Sexta de la colonia Las Fuentes, frente a la casa marcada con el número 295, a unas dos cuadras del primer enfrentamiento.
Supuestamente era la residencia de la madre de los hermanos Sauceda Gamboa.
“Salieron caminando de la casa, cuando les dispararon”, dijeron algunos testigos, quienes aseguraron que la balacera en ese punto fue solamente entre sicarios y duró cerca de media hora. Según estos testigos, en este encuentro no participaron elementos de la PFP ni del Ejército.
El cuerpo de quien se cree puede ser El Karis vestía camiseta blanca y pantalones deportivos color azul marino, sin ninguna arma en sus manos. A unos pasos, también en medio de la calle, quedó tirado boca arriba el cadáver de un sicario que portaba una metralleta AK47 con cargador de chapa de oro. Las autoridades presumen que se trataba de la escolta personal del capo.
Una fuente militar dijo que entre los muertos se encontró a quien hasta noviembre pasado ocupaba el cargo de director operativo de Seguridad Municipal de Matamoros, y entre los heridos estaba Ascensión Rodríguez Cruz, quien a la fecha aparece en la página web del mismo ayuntamiento como subdirector operativo.
De igual forma, señala, horas después del tiroteo fueron detenidos tres policías ministeriales del estado: Epifanio Joel Juárez Lara (uno de los hombres más cercanos a El Karis), Ezequiel Alcántara Godínez y José Fuentes, todos destacamentados en Matamoros, cuando viajaban en un Crown Victoria con placas sobrepuestas. Todos quedaron a disposición del Ministerio Público Federal.
Hasta el viernes 20, la Procuraduría de Justicia del estado no había dado ningún informe sobre la detención de esos ministeriales.
Unos 400 elementos de la PFP llegaron a esta ciudad ese mismo día para relevar a los elementos que participaron en la balacera, ante el temor de que pudiera haber represalias de los grupos afectados.

10 Respuestas a “Gaza Tamaulipas

  1. harmodio 24 febrero, 2009 en 00:34

    ¿Y si fuera una revolución en el buen sentido de la palabra? ¿Y si fuera al fin ese cambio (en su vertiente destructiva) que tanto esperábamos? ¿Y si el precio a pagar para lograr una sociedad cívica fuera sufrimiento contante y sonante, injusticias, sacrificios, holocaustos? ¿Y si, como decía mi abuelo, el mundo fuera creación de Dios pero lo mangoneara el hermano Diablo, un Saturno de sed de sangre inocente? Europa es cómoda, rica civilizada porque ya pagó el precio. ¿Cuánto dura el costo? ¿Cuánto dura el precio?

  2. Alex 24 febrero, 2009 en 02:13

    Ni madres. Esto no lo hizo dios ni lo mangonea el diablo. Mientras sigamos haciéndonos pendejos con esas ideas nunca vamos a aceptar la responsabilidad de que el hombre es el que hizo todo este desmadre. Sólo él puede ponerle fin.

    Y si esto es una revolución, seguro no lo es en el sentido más tradicional de la palabra. No como Marx o los anarquistas lo proponían. Madrazos, ok. ¿Pero y cuál es la plataforma política?

  3. Texano 26 febrero, 2009 en 04:04

    Este es el resultado del mal gobierno, de dejar el poder en manos de ignorantes, pandilleros con hambre, y la ùnica forma de combatirlos actualmente es con una DICTADURA, o la otra que nos invadan los americanos, ya que el Paìs esta al borde del colapso. Dios nos ciude.

  4. kremas 7 marzo, 2009 en 04:46

    ya basta….. se deberia de pedir apoyo al gobierno de ee.uu. y que envien tropas a ver si no se acaba este mal.tal y como se hizo en colombia

  5. sergio gonsalez 27 abril, 2010 en 19:48

    todos chupenla deasiado kuleroos

    pinche gobierno no vale verga todo lo maneja el cartel del golfo jjajajaja putos d mierda si no uvieran matado a EL KARIS los pinches zetas kuleros d mierda lla uvieran mamado

  6. sergio gonsalez 27 abril, 2010 en 19:50

    pinche HUMMER kulero fue el puto dedo d todo por eso se armo todo el pedo. hojala kuando salga lo maten a la verga

  7. sergio gonsalez 27 abril, 2010 en 19:51

    y no son vatos callejeros ni mamadas we tienen mas educasion k tu pndejoo y son d clase mas alta k tu idiota asi k si no saves mejor callate el puto osiko pinche teaxnoo d mierda

  8. sergio gonsalez 27 abril, 2010 en 19:52

    PURO CARTEL DEL GOLFO

  9. desconocido 17 junio, 2010 en 00:11

    si el karis sigue vivo va a tomar represarias contra todos lo cabrones k lo mandaron matar y si est muerto dios le guade su memoria.

  10. la mano que aprieta 26 abril, 2012 en 22:14

    era bravo ese mentado karis!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: