malversando.blog

Monóbologo interior de @harmodio, maestro de obra electro.literaria (y un tropo entre paréntesis agrega: una bicicleta huiqui descendiendo a toda lentitud por la carretera vecinal del la literatura open source).

Archivos mensuales: febrero 2009

país de pistoleros


pistoleros

Anuncios

alcalde a control remoto

El Universal, 25/feb. El alcalde de El Paso, Texas, John Cook, confirmó ayer que José Reyes Ferriz, el presidente municipal de Juárez, vive del lado estadounidense de la frontera y no en la ciudad que gobierna. También dijo que a partir de ayer, la policía paseña se encargará de su seguridad mientras circule por allá; que es real que los narcotraficantes quieren su cabeza y que ellos saben que están dispuestos a cruzar a El Paso para alcanzarlo. El gabinete de Seguridad se reúne hoy en Juárez y la ciudad será una de las más seguras del país; José Reyes circulará tranquilo y por la noche dormirá seguro en El Paso. Difíciles días para un alcalde. Terribles, los que vive la ciudad.

Gaza Tamaulipas

Tomado ilegalmente pero de buena fe de la revista Proceso

REYNOSA, TAMPS.- En cuestión de minutos, la ciudad quedó partida en dos. Miles de personas quedaron varadas en el centro, ante la desesperación de saber que se libraba prácticamente una guerra en la zona a la que no podían llegar, y que uno de los más fuertes enfrentamientos ocurría a menos de 50 metros de la escuela primaria Felipe Carrillo Puerto, donde maestros y alumnos permanecieron más de dos horas y media tirados en el suelo, escuchando el tableteo de metralletas y la explosión de granadas, sin que nadie llegara a rescatarlos.
Desde las 11 de la mañana hasta casi las tres de la tarde del martes 17, los habitantes de Reynosa vivieron uno de los peores días de sus vidas. Si ya antes sabían que la delincuencia organizada es poderosa y omnipresente en esta ciudad, ese día alcanzaron a comprender hasta qué punto están en sus manos.
Una batalla en tres frentes copó la ciudad. Durante cuatro horas, policías federales preventivos y militares se enfrentaron con sicarios de tres bandos que intentaban controlar la plaza.
Los puentes internacionales estaban bloqueados por supuestos manifestantes que se quejaban del Ejército, mientras que todos los puentes que atraviesan el canal Anzaldúas, que comunican al sector centro con la zona sur de Reynosa, fueron taponeados.
A punta de metralleta, los narcotraficantes despojaron a conductores de unidades de transporte urbano, de autobuses de pasajeros o de cualquier tipo de vehículo grande que sirviera para cerrar el flujo vehicular entre las dos zonas en las que se divide esta ciudad fronteriza.
Las salidas carreteras que conducen a Monterrey, a Matamoros y a Victoria también fueron bloqueadas, así como las principales vialidades del sector surponiente de la ciudad. En esa zona de las balaceras, los radios, celulares y radioteléfonos tuvieron problemas de señal desde las 10:30 horas.
Aun los padres que tenían a sus hijos en zonas alejadas de las áreas de tiroteos buscaban llegar hasta ellos para tratar de ponerlos a salvo en sus casas. Las escenas de pánico y las crisis nerviosas se contaron por cientos ese martes. Hasta el fin de semana las actividades en la ciudad no se habían normalizado, pese a la insistencia del alcalde Óscar Lue­bbert Gutiérrez en que los enfrentamientos habían sido “hechos aislados”.
Al final del día, entre el armamento que fue asegurado a los sicarios había una ametralladora MK19, que puede lanzar granadas de 40 milímetros, así como tres fusiles G3, también con lanzagranadas.

Pesadilla

La versión oficial señala que las balaceras iniciaron cuando elementos de la Policía Federal Preventiva (PFP) se toparon con un convoy de camionetas en las que viajaban pistoleros que habían llegado a Reynosa con una misión: la ejecución de Héctor Manuel Sauceda Gamboa, El Karis, quien había sido el jefe de la plaza tras la captura de Jaime González Durán, El Hummer.
“Todo indica que fue un violento cambio de mandos: Los Zetas retomaron la plaza que, con la llegada de El Karis, en noviembre del año pasado, estaba bajo el control del cártel del Golfo”, resume una fuente policiaca.
Hasta el viernes 20, ni la Procuraduría General de la República ni la Secretaría de Seguridad Pública habían identificado a los detenidos, los heridos y muertos.
Sin embargo, fuentes militares y de la PGR sospechan que uno de los asesinados ese día es El Karis, hermano de Gregorio Sauceda Gamboa, quien hasta finales de 2006 se había mantenido como uno de los más poderosos jefes del cártel, pero fue obligado a “retirarse” por excesos que había cometido, por su mal estado de salud y por su presunta adicción a la cocaína.
En ese entonces, Héctor Manuel Sauceda Gamboa, El Karis, intervino para evitar la ejecución de su hermano, también conocido como Don Goyo o Caramuela. Durante un tiempo se quedó con el control de la plaza, hasta que tuvo que refugiarse en Matamoros, cuando los negocios fueron divididos entre El Hummer y Antonio Galarza Coronado, El Amarillo.
Según una fuente militar, El Hummer manejaba todas las actividades ilícitas de la ciudad, desde extorsión, secuestros, derechos de piso y narcomenudeo. El Amarillo controlaba todo lo periférico, incluido el ordeñamiento de ductos de Pemex, considerado actualmente como uno de los negocios más redituables del cártel.
El Amarillo fue detenido el 1 de noviembre del año pasado, cuando transitaba por la carretera Reynosa-Monterrey, mientras que El Hummer –uno de los militares desertores que fundaron el grupo de Los Zetas– fue apresado el 7 de noviembre en su casa del fraccionamiento Las Quintas. Ese día hubo intentos desesperados de Los Zetas por rescatar a González Durán antes de que fuera trasladado a la Ciudad de México. Camino al aeropuerto, los sicarios atravesaron camionetas y abrieron una feroz balacera, en la que se especula que hubo varios muertos, pero que oficialmente no fueron reportados.
Tras el arresto de los capos, El Karis regresó a Reynosa para cobrarse algunas cuentas pendientes que tenían antiguos aliados con su hermano Don Goyo. De ahí inició una serie de desapariciones y asesinatos en la ciudad.
De acuerdo con esta versión, el líder de Los Zetas, Heriberto Lazcano, El Lazca, ordenó la ejecución de El Karis, de quien sospechaban había facilitado información para la detención de El Hummer.
Pero aquí nada se puede dar por seguro. Ante la falta de información oficial, los rumores circulan impunemente por la ciudad. Hay quien supone que los sicarios lograron su cometido, y que uno de los detenidos por las fuerzas federales fue Don Goyo, quien ya no operaba dentro del cártel del Golfo, pero se le considera uno de los pilares dentro de la organización que inició Osiel Cárdenas Guillén. Sin embargo, hasta ahora las autoridades no han confirmado ni desmentido esa versión.

El enfrentamiento

A las 10 de la mañana, el comando que llegó a la ciudad para ejecutar a El Karis se cruzó accidentalmente con los elementos de la PFP en el Boulevard del Maestro y la calle Fuente de Diana, en la colonia Las Fuentes. De inmediato se inició el enfrentamiento, que duró más de tres horas.
En otros puntos de la ciudad se movilizaban más sicarios. Unos leales a los hermanos Sauceda, que buscan cerrar el paso al comando; otros, a El Hummer, que apoyarían el “golpe” contra El Karis. Al final, todos se enfrentaron con federales y militares.
A ocho calles de ahí estallaba otra nutrida balacera en las inmediaciones de un supermercado, y un tercer enfrentamiento entre sicarios y policías ocurrió a poco más de un kilómetro de la zona, en los alrededores de un centro comercial.
Fuentes de la PGR y militares dicen que El Karis pudo haber muerto en esos choques, pero su cadáver no fue visto en ninguno de esos escenarios.
Por el contrario, testigos y fotografías de ese día ubican un cuerpo –que ahora es sometido a estudios antropométricos–  tirado en medio de la calle Sexta de la colonia Las Fuentes, frente a la casa marcada con el número 295, a unas dos cuadras del primer enfrentamiento.
Supuestamente era la residencia de la madre de los hermanos Sauceda Gamboa.
“Salieron caminando de la casa, cuando les dispararon”, dijeron algunos testigos, quienes aseguraron que la balacera en ese punto fue solamente entre sicarios y duró cerca de media hora. Según estos testigos, en este encuentro no participaron elementos de la PFP ni del Ejército.
El cuerpo de quien se cree puede ser El Karis vestía camiseta blanca y pantalones deportivos color azul marino, sin ninguna arma en sus manos. A unos pasos, también en medio de la calle, quedó tirado boca arriba el cadáver de un sicario que portaba una metralleta AK47 con cargador de chapa de oro. Las autoridades presumen que se trataba de la escolta personal del capo.
Una fuente militar dijo que entre los muertos se encontró a quien hasta noviembre pasado ocupaba el cargo de director operativo de Seguridad Municipal de Matamoros, y entre los heridos estaba Ascensión Rodríguez Cruz, quien a la fecha aparece en la página web del mismo ayuntamiento como subdirector operativo.
De igual forma, señala, horas después del tiroteo fueron detenidos tres policías ministeriales del estado: Epifanio Joel Juárez Lara (uno de los hombres más cercanos a El Karis), Ezequiel Alcántara Godínez y José Fuentes, todos destacamentados en Matamoros, cuando viajaban en un Crown Victoria con placas sobrepuestas. Todos quedaron a disposición del Ministerio Público Federal.
Hasta el viernes 20, la Procuraduría de Justicia del estado no había dado ningún informe sobre la detención de esos ministeriales.
Unos 400 elementos de la PFP llegaron a esta ciudad ese mismo día para relevar a los elementos que participaron en la balacera, ante el temor de que pudiera haber represalias de los grupos afectados.

Planea Sedena abrir armerías

REFORMA, 22/2.  Ante el creciente interés de la población en la compra legal de armas, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) alista un proyecto de expansión para abrir armerías en varias ciudades del País. El proyecto piloto contempla sucursales en Monterrey, Hermosillo, Guadalajara, Veracruz y posiblemente Campeche o Mérida, dijo el teniente coronel Raúl Manzano Vélez, titular de la Dirección de Comercialización de Armas y Municiones. La armería del Ejército en el DF, la única autorizada en el País para la venta de armamento, tiene cada día más clientes; las ventas a ciudadanos crecieron 30 por ciento en 2008. Hace un año llegaban entre 50 y 70 clientes todos los días; ahora lo hacen entre 90 y 100. Ante la demanda, la Dirección de Comercialización de Armas amplió salas de exhibición y almacenes. De acuerdo con información oficial proporcionada por la Secretaría de la Defensa Nacional, en 2007 fueron vendidas mil 250 armas “para uso de protección de domicilio”, y el año pasado, mil 678. Durante 2008, el total de armas vendidas por la Sedena a particulares para protección y actividades deportivas fue de 5 mil 500. En los dos últimos años, las armas que ocuparon el primer y segundo lugares en ventas fueron las pistolas Glock 25, con un precio de 596 dólares, y Beretta 84FS, de 717 dólares, ambas de calibre .380, y cuyo tamaño de ojiva y potencia son iguales a los de la 9 mm.

balSac: capítulo cero (fragmento)

la puerta se abre

una forma humana ingresa en la sacristia

la forma corresponde a la mujer del tratamiento antitabaco

el cura amonesta a la mujer

el cura recrimina la carencia de educacion de la mujer

el cura recuerda a la mujer la necesidad de 敲门

la mujer no llama a la puerta

la mujer solicita una disculpa

la carencia de tabaco enajena el juicio de las personas sometidas a un proceso de rehabilitacion

la mujer abre el bolso de mano de la mujer

el cuello de la mujer emite un sonido

el cura distingue una sangijuela injerta en el cuello de la mujer

la sangijuela produce el sonido caracteristico de la succion de nicotina

la mujer deposita el contenedor de votos sobre la mesa reservada para la manipulacion de objetos de culto

el cura condesciende al deseo de la mujer

el cura abre el contenedor

el cura lee

el voto de la mujer consiste en la renuncia definitiva al vicio del tabaquismo

la mujer desea a cambio una gracia determinada

el cura extrae una figura de cera del contenedor

el cura ajusta los anteojos del cura

la figura adquiere la forma de un pulmon

el cura formula una pregunta

las glandulas lagrimales de la mujer segregan un humor liquido

la lengua de la mujer adquiere una forma anterior

la mujer se enamora de un desconocido

la mujer procrea un hijo con el desconocido

el niño nace

el desconocido desaparece

el niño crece

la mujer trabaja

el niño enferma de fibrosis

el niño necesita un trasplante de pulmon

la mujer carece de dinero para el trasplante

la mujer necesita un milagro

el cura guarda silencio

la mujer guarda silencio

todo se vuelve grave

el cura abre el aparato refrigerador

el cura extrae un utensilio reservado para la administracion de agua bendita

el cura reduce la luminosidad de la sacristia

la mujer cierra los ojos de manera fervorosa

el cura enciende el aparato rezador por medio de un mando a distancia

el aparato eleva un ruego

el aparato intercede por la mujer ante el santo titular

el cura introduce una dosis de agua bendita dentro del utensilio

el cura esparce agua bendita sobre los votos

la mesa absorbe las gotas residuales de manera automatica

¿isabel de velázquez, pintor?

Esto suena más a un canular que a un hecho ocurrido. Y sin embargo aparece hoy en El País, firmado por Félix de Azúa. ¿Se imaginan? Cierto o falso, la idea de Diego de Velázquez, pintor y travesti, es maravillosa. Abre cita:

Concluyo con uno de los últimos casos, pero uno de los más chocantes. Cuando Carmen B. Palomares descubrió el acta de nacimiento de Diego Velázquez en un archivo de la villa D’O Bonzo y constató con perplejidad que había sido inscrito como Isabel Velázquez, no daba crédito a sus ojos. Una exhaustiva investigación posterior en obispados, hospitales y cárceles portuguesas constató que Velázquez era una chica, que nunca aceptó su identidad sexual, que desde la adolescencia usaba bigote de guías subidas (pegado con resina de pino), que tuvo altercados constantes con el párroco de D’O Bonzo hasta que éste la puso en manos del guardia municipal. Su huida de la ergástula, su aparición en Sevilla ya muy maquillado (aunque nunca pudo disimular las caderas, harto abultadas incluso para un pintor), su vida posterior con matrimonio de provecho incluido, todo hasta el célebre episodio en que el rey le pinta la cruz en la solapilla (una evidente deconstrucción del bigote), son cosas que sólo se han sabido en los últimos 50 años. Desde entonces la obra de Velázquez y sobre todo la célebre Venus del espejo, en el cual se refleja el rostro sin afeites del pintor, han sufrido un verdadero cataclismo. El mismo que usted puede ahora constatar en la exposición Bacon.

Félix de Azúa
Sobre el alma y el cuerpo

El País, 16 de febrero del 2008

P.D.: La idea de Isabel Velázquez ocultando su sexo bajo la identidad de Diego de Velázquez permite una interpretación delirante de Las meninas, en donde el hombre que sale por la puerta de atrás representa la evacuación/ocultamiento del género masculino, la pareja real en el espejo representa ya no a la realeza, sino la realidad de la inversión sexual (el espejo es la placenta donde se engendra al travesti), y el autorretrato de la pintor viene a rematar un primer plano conformado, ahora lo sabemos, exclusivamente por mujeres.

velazquez

asalto, explosión y boom de Junot Díaz

Termino de leer La maravillosa y breve vida de Oscar Wao. Los adjetivos brotan como rara vez después de una lectura: impresionante, contundente, rotunda, oreja, oreja, rabo. Junot Díaz es un autor latinoamericano, nacido en República Dominicana en 1968, criado en New Jersey, que escribe en la siguiente lengua inglesa, página 24:

“Listen, palomo, you have to grab a muchacha y méteselo. That will take care of everything. Start with a fea. Coje that fea y méteselo! Tío Rudolfo had four kids with three different women so the nigger was without doubt the family’s resident méteselo expert.”

¿Es inglés? Sí, sin duda. El español funciona como un pararrayos emocional. Se acude al español cuando hay que expresar algo fundamentalmente visceral. En el fondo, los escritores no tienen patria. No hay tal cosa como literatura mexicana o argentina: la única patria del escritor es su lengua, la de Cervantes, de Tolstoi, de Joyce. Y sin embargo. Sin embargo Junot retoma con la otra mano (con la otra lengua) la estafeta de García Márquez, de Carpentier, de Vargas Llosa y revierte el significante de la palabra boom, palabra inglesa que antaño se usaba para designar a la mejor generación de novelas latinoamericanas. Inversamente, lo que Junot escribe es una explosión, es decir, una tremenda novela latinoamericana, con palmeras, con espectros flotantes, con dictadores y rezanderas. Nada más que en inglés. ¿Inglés?

El siguiente fragmento me gusta porque cuenta algo perfectamente inverosimil, narrativa, semánticamente insostenible. Y es precisamente ahí, cuando necesita un milagrito narrativo, que el narrador acude a la palabra fulano: el inglés es la lengua de lo racional, la lengua del relato; lo imposible (lo real maravilloso, se decía antes) ocurre, explota, hace boom en español. Página 255:

“How could that be possible? La Inca demanded.
Do you remember your cousin who was the doctor up in La Vega? The one who went to prision for saying The Bad Thing about Trujillo? Well, fulano who knows fulano, who knows fulano, said that that little girl is his daughter!”

Acaso Junot prefigura esa lengua futura que surgirá en la zona fronteriza, cuando el inglés y el español caigan (torres más altas han caído, dice Javier Marías en latín). Pero olvidemos la lengua y concentrémonos en la osadía de revisitar (de contraatacar) al boom con una novela de una potencia narrativa tremenda, donde se narran tres generaciones, dos países y cuarenta años en un santiamén, pero cuando se mira más de cerca el santiamén es ciertamente complejo, latinoamericanamente complejo: la estructura temporal no respeta sexo ni género ni edad, el narrador oscila entre una tercera persona cabrera.infantilesca y dos primeras personas: una hija en radical guerra contra su madre y un galán dominicano aquejado de halterofilia.

¿Por qué este gringo (para colmo Pulitzer) suena tan latinoamericano?

Uno: el narrador. Es el narrador de Tres Tristes Tigres sumergido y disuelto en las obras completas de la Marvel Comics, Tolkien y sus secuaces y varios meses de juegos de video. Es ese viejito veracruzano (el señor Moravela) y contador que se sienta en el porche de la casa (seguramente bajo una palmera) y al calor de un ron nos cuenta no te imaginas lo que me pasó, no me lo vas a creer, espérate que te cuente. Un orador espectacular: ora cuenta un chiste, ora anuncia con creces la siguiente melodía, ora nos hace llorar. Con la única diferencia que el señor Moravela no medía el sufrimiento físico de los personajes en hit points de Nintendo.

Dos: el espacio latinoamericano. La dictadura. El auto.colonialismo. La impunidad. Trujillo. El fukú: ese mal latinoamericano, esa maldición que adquirió forma cuando el Almirante Cristobal puso pie en la isla de La Española.

Tres: la potencia narrativa. La ambición cien.añi.soledadesca de narrar de Pe a Pa tres generaciones a caballo entre dos países. El humor, la desfachatez, el relato a calzón quitado, la imposibilidad de fijar la ubicación de un narrador ubicuo, que a veces lamenta lo que tiene que contar porque nos va a hacer daño, a veces duda de su relato y a veces nos toma por testigos para disuadir a sus personajes de la pendejada diegética que están a punto de cometer.

¿Quién se cree Junot Díaz para venir a expoliar así nuestro patrimonio literario latinoamericano? Nosotros, que ya habíamos negado el boom tres veces. Nosotros, que ya habíamos emigrado. Nosotros, que ya escribíamos novelas con el puro estilo, novelas sobre catalanes, sobre mutantes, sobre artistas plásticos, sobre los nazis. Nosotros, que ya habíamos superado el síndrome de la palmera, de la bruja, de la vírgen voladora. Junot es un pirata que, con el cuchillo de la lengua inglesa entre los dientes, asalta (infiltra, inmigra) Latinoamérica para reciclar.resucitar una tradición que nosotros, los locales, jurábamos ya agotada.

En una borrachera reciente, mi amigo Oswaldo Zavala me decía (seguramente ya no lo recuerda) que Bolaño había armado él solito un nuevo boom. Creo que Bolaño (otro inmigrante) ya tiene compañía.

Amigos escritores latinoamericanos: auxilio: nos asaltan: es hora de regresar.

Caja de música

Un fuego frío,

de vidrio,

en silencio,

o a lo más

el murmullo

de su detenida destrucción

en el vaho

que desaparece

de un espejo

traslúcido

y recomienza.

Marcelo Uribe
Última función
Almadía, 2008