malversando.blog

Monóbologo interior de @harmodio, maestro de obra electro.literaria (y un tropo entre paréntesis agrega: una bicicleta huiqui descendiendo a toda lentitud por la carretera vecinal del la literatura open source).

patriotismo esquina con resignación

En una calurosa mañana de junio, desde su natal Sonora, Rafael cuelga una pregunta del foro http://www.justlanded.com/

soy de hermosillo, mexico. fui a Argentina en abril del 2006 y aun me sigo arrepintiendo por haberme subido avion para volver a mi mexico. quede completamente sorprendido con su pais, quisiera vivir ahi desgraciadamente no tengo el capital suficiente para entrar a una escuela o mantenerme alla economicamente. me gustaria saber si puedo encontrar un trabajo de lo que sea solo que me ayude a vivir alla. Se ingles muy bien, conozco todos los deportes y me encanta dirigir equipos, me considero una persona que siempre busca el exito en todo y nunca me rindo ante una meta. gracias por escucharme espero en Dios se me conceda una buena oportunidad.

Rafael

Otra discusión, ésta de carne y hueso, nace en un bar cualquiera de París, una gélida noche de diciembre, entre mexicanos sometidos a un frío inconcebible en México. Son gente con demasiados años de estudio, la mayoría tiene un doctorado financiado por  una beca del CONACYT. Como los fondos provienen del tesoro mexicano, al firmar el convenio de beca ellos han aceptado la oblicación legal o moral de regresar a su país para aplicar los conocimientos adquiridos en el extranjero y contribuir al desarrollo social. Sin embargo la discusión versa sobre las mil y una estratagemas posibles para obtener un permiso de trabajo en Francia.

Desde Hermosillo, donde el calor no cede, Rafael obtiene las dos primera respuesta, no precisamente alentadoras.

pendejo, eres un estupido…largate d mexico pendejo si no t gusta estupido naco d mierda

jp

si deseas emigrar de mexico amigo,mejor vete este pais es de mierda,de ojetes y de malinchistas,y a todos nos estan viendo la cara de pendejos.asi que a ustedes que les gusta su pinche mexico tragaenselo por el culo,mierdas.

rojo.

Del lado del Atlántico, la discusión de los doctores los ha dividido en dos grupos: los que se quieren quedar en Francia y los que quieren regresar a México. Los primeros aducen que las condiciones de violencia e inseguridad vuelven imposible la vida en México, que no hay suficientes recursos para la investigación, que la calidad de vida es mejor en Francia. Los segundos se rehúsan a defraudar el compromiso moral que adquirieron, y se preguntan si la mejor manera de arruinar un país no será precisamente privándolo de sus ciudadanos más instruídos.

Entretanto, Rafael ha ido al refrigerador y se ha servido un gran vaso de cocacola con mucho hielo, estímulo sensorial indispensable para lidiar con el bochorno y seguir el hilo de la discusión por internet, en donde al fin han llegado los comentarios de los internautas argentinos

Mira loco yo vine de Mexico el 4 de octubre y me gusto mucho tu pais …. Aca hay trabajo solo que hay que encontrarlo … Alla me trataron muy bien y me respetaron a Full espero que te sientas como en tu casa. Llevo a mexico en el pecho ya que aprendi mucho de su cultura y pais
Y ojala puedas estar pronto aca. Yo espero que la mujer que conoci alla venga pronto y sea la que cuando me muera me empuje al horno
Saludos

Rosarigasino

ARGENTINA DA BEST no tendremos mucho turismo pero si tenemos al futbol como mejor aliado … CHE BOLUDO !!!!

El Che Vive

che, los mejicanos son re lindos, fui a guadalajara y me trataraon re bien…espero regresar…pero tenes que venir a la argentina

marti

Entre los doctores hay uno que piensa que citar a autores de memoria es una manera de imponerse en las discusiones. Es él quien trae a cuento un párrafo de Al otro lado, la última novela de Heriberto Yépez. La cita irrumpe en la discusión de manera precipitada, y no hace más que acendrar el antagonismo de los contendientes.

Lo que estamos haciendo no es migrar. Lo que estamos haciendo es huir. Uno a uno nos estamos largando. Todos sabemos perfectamente que este país ya no tiene remedio, ya no tiene salvación. Hay que abandonarlo. Pero lo que nadie parece saber es que cuando estemos del otro lado de la frontera, cuando ya todos nos hayamos mudado al norte de la línea internacional, también vamos a echar a perder ese país, también lo vamos a hundir. But let’s leave that for others to handle.

Heriberto Yépez

En un arranque lírico, una doctora se pone de pie y declama:

Nuestro paso erosiona la tierra: todo país por donde pasemos se corromperá: somos un pueblo gafe, una raza maldicha, maldecida, maldita: la raza inpronunciable: nuestro nombre pudre los labios de quien lo pronuncia.

Tras el brindis del lepro-exiliado, la doctora se echa a reír. Afuera, en una calle cuyo nombre embonaría perfecto en cualquier novela.de.escritor.lationamericano.exiliado.en.París, otro de los doctores pide una cerveza y junto con la cerveza solicita a Tsahal que, en vez de bombardear la franja Gaza, cruce mejor el Mediterráneo con sus F16, luego el Atlántico y extermine a los narcotraficantes mexicanos: después, algo apenado por su desliz fascista, expone con paciencia de conferencista las razones por las que él cree que el narcotráfico es el principal cáncer de México y la mejor razón para no regresar nunca.

De regreso en Hermosillo, el esófago de Rafael ha engullido los hielos sin esperar su derretimiento en cocacola, y ha proseguido la lectura.

hey hijo que mal estas… mexico es el mejor pais de america latina y el 10 del mundo, MEXICO ya es una de las 15 potencias economicas de este planeta— para insultar a un pais tienes que tener argumentos, y si puedes tragate tu ignorancia y ojola se te atore y no en la boca.

Alejandro afortunado mexicano
residente de este puto planeta

MEXICO APESTA, ESTAMOS HUNDIDOS PERO LA GENTE DE AQUI SE CONFORMA CON FUTBOL, TEIBOLERAS Y CERVEZA, SI QUIERES VIVIR CON GENTE MENOS CAVERNARIA Y QUE NO TRAGUE MIERDA, SALTE DE ESTE PAIS DE HORROR Y BUSCA ALGO MEJOR

BALAJU

Tras el enésimo insulto para su pregunta, Rafael se ha dirigido a su escritorio, ha elegido un un cuaderno espiral, forma italiana, marca Scribe. Con la ayuda de una regla ha trazado un magen rojo, ha escrito la fecha y ha apoyado la punta de la pluma atómica en el papel para escribir:

¿Por que los mexicanos se odian? ¿Por qué se denostan? ¿Por qué están incapacitados para amar a su país si no es en la idolatría patriotera? ¿Por qué son tan agresivos por dentro y tan amables por fuera? ¿Por qué son tan violentos por fuera y tan tiernos por dentro? ¿Por qué se detestan tan cariñosamente? ¿Por qué necesitan mentirse, matarse, desconfiarse mutualmente para sobrevivir?

En el extremo opuesto de la velada, cuando el bar ya ha cerrado y la congregación de doctores se ha disuelto, uno de ellos, el que con más ahínco defendía el deber moral de regresar a su país, llega a la Casa de México de la Ciudad Universitaria, entra en su cuarto, se quita el abrigo, se frota las manos y, junto al calorcito rico del calefactor, se conecta a internet para llenar la solicitud electrónica de naturalización con nacionalidad francesa.

3 Respuestas a “patriotismo esquina con resignación

  1. r.h.g. 4 enero, 2009 en 03:57

    El mexicano se odia a sí mismo porque no hay nadie más a quién odiar. Francia tiene a los argelinos, Alemania a los turcos: nosotros nos tenemos a nosotros mismos. De algún modo, somos nuestros propios migrantes: es decir, somos ‘el otro’ que intentamos expulsar. Esa esquizofrenia de ver en un mexicano al enemigo es la clave. Por eso somos un país de dualidades: nuestra verdadera identidad es bipolar. Y precisamente por ello tratamos con hospitalidad a los extranjeros: ya tenemos identificado al culpable, no viene de fuera, pero se parece demasiado a uno mismo.

    No estoy de acuerdo con lo que propone la cita de Yépez: creo que el mexicano fuera de México termina por conocer al ‘verdadero’ otro, no al espejismo de enemigo que cree ver en su propio país. Este Otro-extranjero posee un conjunto de costumbres, cultura e ideología que tienen poco o nada que ver con el expatriado, y eso es lo que lo re-identifica como mexicano. Y cuando las diferencias externas son insalvables es que se quiebra la homogeneidad, se destruye la premisa de que todos somos una misma bola, y es cuando empieza la convivencia racional.

    O eso espero.

  2. Luisa Helen Frey 8 enero, 2009 en 02:44

    Pues yo llevo de regreso medio año y sigo feliz. lf.

  3. Pedro García de León 12 febrero, 2009 en 18:04

    ¿Qué parte de la historia nos perdimos? ¿Aquella donde había asumir que la realidad intangible de la prensa se volvía cotidiana?

    …y comentó otro doctor en la tertulia creyendo encontrar salida a una esperanza antigua: “Pero si los narcos son como Pancho Villa”, dejando en el ambiente la incómoda sensación de que si tenemos una tan larga historia de caudillos es porque de algún lado nos nace una nostalgia por el héroe justiciero, por mesiánico y autoritario que éste pueda ser. Y que cualquiera que se oponga al Estado mexicano es un referente político digno de las virtudes de la insurgencia por más que su interés sea únicamente material.

    Quizás esa parte de la historia también nos la perdimos, donde el objetivo que nos gustaría alcanzar (ese país siempre tan posible e inalcanzado) justifica los medios de la política corporativa, del discurso manipulado y por último, ya que estamos, hasta del sicario y del crimen organizado.

    Hasta el día en que la realidad rebasa la ilusión con miles de muertos, y los que venían a salvarnos no eran más que la metástasis del casi centenario sistema corrupto que nos gobernó: policías judiciales, militares desertores, ingenieros del fraude convertidos en honorarios miembros de la izquierda democrática y la lista puede seguir… y aumentarse con algunos otros personajes extrañamente afines: sean antiguos miembros de la contrainsurgencia guatemalteca o adolescentes salvadoreños violentados al límite por años de guerra.

    Y a todo esto, ¿Cómo no volver? y al mismo tiempo ¿A qué volver? ¿Cómo no volver a ayudar, con los demasiados años de estudio, a que todo cambie por el bien común? y al mismo tiempo ¿A qué volver si ese bien común quizás ya no existe, o nadie le importa? ¿Cómo no involucrarse? ¿Pero con qué proyecto se involucra uno? El objetivo común se nos disuelve en el aire, el país es una gran matriz pero acaba siendo una idea, compuesta de voluntades e intereses individuales sopesados por muchas más preguntas que respuestas. ¿Dónde trabajo? ¿Qué sacrifico y para qué? … ¿Y si mejor huyo? y ¿Hasta dónde huyo de mí mismo si me voy?…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: