malversando.blog

Monóbologo interior de @harmodio, maestro de obra electro.literaria (y un tropo entre paréntesis agrega: una bicicleta huiqui descendiendo a toda lentitud por la carretera vecinal del la literatura open source).

re.inicio

Estoy a punto de empezar por enésima vez la escritura del BalSac. Ahora se trata de reescribir la primera parte sin puntos ni comas ni mayúsculas, porque al narrador automático le falta el pulmón, es decir el órgano de la respiración. Escribir en un presente descriptivo y puntual: la voz narrativa es una infección, el narrador una sombra sonora que rodea al personaje infectado por su voz. Escribir sin tiempos compuestos (corazón), sin verbos modales (útero), sin conjunciones subordinantes (lengua, oído, córneas). La voz narrativa se construye conforme los órganos van siendo trasplantados en el cuerpo narrador de BalSac. / Hay dos ejes: 1) el eje de construcción de la voz narrativa (transplante de una serie de órganos: como en los juegos de video, a cada nuevo órgano BalSac va adquiriendo una nueva aptitud verbal: ejemplo: en cuanto cuenta con un pulmón su prosa adquiere comas) y 2) el eje de la propagación de la voz narrativa: BalSac infectar a los personajes con un virus semasiológico para poder narrarlos. Este virus se propaga por vía sexual, de forma y manera que (como en los juegos de video), conforme los personajes se cojen entre ellos, la trama de la novela (y los puntos de vista) se enriquecen. Estos dos ejes no se pueden contar de manera simultánea: o empiezo la novela con la construcción o con la propagación. Lo lógico sería empezarla con la construcción, lo que implicaría iniciar la novela sin puntos ni comas ni tiempos compuestos ni verbos modales ni frases subordinadas: qué duro, qué difícil para el lector, qué complicado para el mercado. Traigo la pose de que escribo por amor al arte pero en el fondo como todos los enfermos de egotismo lo único que busco es reconocimiento y renombre y en el siglo XXI la gran mina de nombradía se llama El Mercado, y El Mercado no aceptaría una novela que empieza sin puntos ni comas ni mayúsculas: creo que estoy siendo demasiado duro conmigo mismo: rebobinemos. Creo que sería muy rudo empezar una novela sin puntos ni comas ni mayúsculas, así que se me acaba de ocurrir una idea para conciliar ambas intenciones: iniciar la novela en la etapa de construcción, es decir, con un prototipo de BalSac que ya narra y describe y hasta emite sus opiniones, e ir propagando esta voz hasta llevarla al cuartel de investigación y desarrollo donde BalSac es construido y ahí hacer que la tal propagación fracase (sea por un error, sea por una catástrofe) y haya que construirlo de nuevo.  Y ahí, una vez seducido el lector por las cincuenta, setenta o cien primeras páginas, presencie su re.construcción, su puesta en marcha y su uso. Sí, eso voy a hacer. / Y luego, si el tiempo lo permite, subiré lo escrito a malversando.com para ir así construyendo la obra en público, como en una caja de cristal o en un gran macroscopio que desnuda las intenciones, revela las costuras internas y va mostrando la evolución del bicho: Dios y el Mercado nos ayuden en esta nueva empresa. / Ah, por cierto: felices fiestas.

Anuncios

4 Respuestas a “re.inicio

  1. Mediopelo 29 diciembre, 2008 en 13:30

    Amigo: no escribas pensando en el mercado. Ese paso ya lo has dado. Ya eres, oficialmente, escritor.
    Me gusta más la primera idea. La segunda opción puede servir para enganchar, pero no simplifica la trama, sino que la complica, así que hasta podría tener el efecto contrario al deseado. Por supuesto, esto sólo es la humilde opinión de un lector.
    Y felices fiestas también.

  2. Jaime Mesa 30 diciembre, 2008 en 17:15

    Mi querido Harmodio, me uno al anterior comentario que te dejaron. No escribas pensando en el mercado. Hay ya demasiadas novelas escritas así. Si la novela es realmente buena habrá algún editor que la publique.

    Felices fiestas.

  3. r.h.g. 30 diciembre, 2008 en 18:12

    Difiero con los comentarios previos: la segunda idea me parece más interesante.

    Me gustaría que BalSac fuera reconstruido; aunque debe existir una buena razón para que éste falle, en primer lugar.

    Creo que la voz narrativa nunca puede dejar de construirse y enriquecerse -ya que toda voz automática tiende al barroco, conforme es desarollada- y el mismo hecho de llegar al límite retórico podría ser su catástrofe.

    De éste modo, más que una rudeza para el lector, el retorno hacia un lenguaje elemental podría ser, más bien, un respiro.

    Suena interesante, sin duda.

  4. ól 31 diciembre, 2008 en 06:19

    Te traigo una excelente noticia: el mercado no existe. Feliz novela.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: