malversando.blog

Monóbologo interior de @harmodio, maestro de obra electro.literaria (y un tropo entre paréntesis agrega: una bicicleta huiqui descendiendo a toda lentitud por la carretera vecinal del la literatura open source).

16 de septiembre en el país de mentis

Día triste. Desperté recordando noches de la independencia en México, platos de pozole y papel picado. En el periódico leí lo del atentado en Morelia. Eran las seis de la mañana en México. Busqué estaciones de radio por Internet. Mis referencias de antes, a donde acudía en caso de azoro nacional eran Gutiérrez Vivó y Carmen Aristegui: ambos han desaparecido, pero en el comedor laboral yo sigo insistiendo que mi país ya es una democracia y que ahora sí hay libertad de expresión. Perdido, busco a los nuevos paladines de la libertad de expresión: Zabludowsky, por ejemplo. Sergio Sarmiento, por ejemplo. Junto a ellos, Javier Solórzano es un Kapuscinski.

Reflexión cero: Lo que en tiempos del PRI era control cuasi.estalinista de los medios de comunicación, ahora se ha dulcificado, capitalizado, democratizado: se viste de libre mercado, se viste de competencia de medios, se viste de «política editorial», se disfraza de competencia liberal.darwiniana.

Sigo sintonizando. Encuentro a Javier Solórzano que habla tranquilamente de Los Folkloristas. Hurgo mis tímpanos. Me froto los ojós. Releo la cifra: ocho muertos, cien heridos por granadas lanzadas en una plaza llena de familias. ¿Folkloristas? Cambio. Busco W radio. Entre un anuncio de leche y otro de desodorante, la asamblea legislativa cacarea cuántas computadoras ha instalado en tantas escuelas. Después de un anuncio con el último modelo de camionetas doble tracción, el jefe de gobierno del D.F. publicita la cifra de secuestradores capturados a últimas fechas. La mentira es un producto de consumo más: lo que importa es la apariencia, hundirse en la inmundicia con estilo.

Al fin las noticias. La voz de la periodista suena ya a corresponsal de guerra. ¿Cuándo nos alcanzó el frente? ¿Cuáles son los bandos? ¿Cuál es el botín?

Fantasía Uno: Estás en el jardín de tu casa, lo conoces desde la infancia: creciste ahí, has visto sucederse varias generaciones de rosales, tus perros han correteado entre esos árboles, tus amigos han asado ahí carne en algún cumpleaños. De pronto, algo redondo (el balón de futbol del vecino) cae en la hierba. Es una granada. No explota: rueda, frena su giro, se queda quieta junto al asadero. El vecino, ese que antes asomaba la cabeza para solicitar: “bolita”, ahora se protege la coronilla con un casco militar. Te explica: es la guerra. ¿Cuándo empezó? Hace muchos años, antes quizá de que tú nacieras: tuviste suerte: durante todo este tiempo fue una guerra subterránea: tenía lugar bajo sobre contra hacia desde tu jardín pero no la percibías: se peleaba por causas subterránteas: comercios antes invisibles. El vecino salta la barda, el barbiquejo del casco se desacomoda: la granada tamaño balón de futbol se calma entre sus manos de portero. ¿Es de a mentiras o de a de veras?

Reflexión cero punto cinco: la primera mentira nace con la primera palabra. La palabra perro, la palabra granada, la palabra atentado: son mentiras: la palabra perro miente al perro, la palabra granada no es la granada, la palabra atentado es apenas una nimia embajada cerebral del verdadero, intransportable, irrepetible atentado. Las palabras son indispensables para la mentira. ¿Cómo mienten los animales?

Reflexión uno: México prefigura un mundo futuro en donde las fronteras entre mentira y verdad se han disuelto: reina la desconfianza: todo sujeto es potencialmente un transa: todo dicho una mentira: toda acción un ocultamiento: el policía roba y asesina, el gobernador contra.gobierna, el trabajo no da de comer (savo que sea ilícito), el ascensor social te hunde: el reino del secreto, el dobleteo: todo mexicano transporta a su doble clandestino, enmascarado, sincerándose por abajo del agua.

Evidencia uno: nuestra empresa nacional más exitosa, la que más dinero produce, la única que redistribuye la riqueza y da esperanza, salida a los de abajo, es necesariamente clandestina, proscrita: una empresa de veras con empleados de mentiras muréndose de a de veras pero ganando de mentiras.

Ráfaga de ideas irrealizables: [1] legalizar las drogas inmediatamente, [2] juntar a los narcos en una cámara de comercio, [3] que paguen impuestos, [4] que se civilicen, [5] que envíen la droga a Estados Unidos por DHL, [6] organzar la industria turística en torno al único lugar del mundo en donde las drogas, blandas o duras, son legales, [7] Con las ganancias, financiar clínicas de tratamiento de adicciones y regalar ejemplares del Almuerzo desnudo.

Un periodista entrevista al secretario de seguridad de Michoacán. Le pregunta la cifra de muertos: a pesar de que en algunos blogs la cuenta va ya en ocho, el secretario insiste en que son tres. Le pregunta por los niños muertos o heridos: en la respuesta del secretario no son niños: son menores de edad. Lengua de mentis. Marcadores discursivos para ocultar lo que en verdad sucede en lo oscurito. País de mentis. Pásenme la máscara: ya me quiero regresar.

5 Respuestas a “16 de septiembre en el país de mentis

  1. Raquel C 17 septiembre, 2008 en 21:53

    Un agradable acierto haber entrado en tu blog.
    Has triunfado allí donde has sido leído, enhorabuena. Espero que desde Barcelona, el envío Mondadori haga pronto humo, o señales…
    Os veo el viernes.
    Feliz vuelta al cole!
    Raquel C

  2. Ricardo 18 septiembre, 2008 en 02:57

    No sabes la desesperación que siento por lo mismo que comentas: amo mi país y odio lo que está sucediendo y que quienes tienen el poder para ejercerlo, organizar a la sociedad y solucionar esto, estén más ocupados en sus miserables intereses que en el país que les da de comer…

    Un abrazo,

    Ricardo

  3. jorge solana 18 septiembre, 2008 en 17:44

    Saludos!!!
    La profundidad de tus palabras es inalcanzable.

    Somos seres falsificados, por un sistema que nos vende una existencia artificial.

    La libertad es una utopia.

    http://www.jorgesolana.blogspot.com

  4. Paula 19 septiembre, 2008 en 10:15

    Dolida y coincidente con tus palabras. Aún nos queda Granados Chapa, se puede bajar su podcast de RadioUnam.

    Abrazos

  5. Jerf 19 septiembre, 2008 en 18:01

    Maese:

    De dar pena, mucha pena. Y rabia. Y tristeza. ¿Es el signo de los tiempos? No lo sé.

    Si te sirve de consuelo yo estuve en la plaza de Metepec (mi nuevo hogar). Hubo canto (de El Cuervo), hubo fiesta, hubo grito, hubo cohetes, hubo castillo (mi hijo lloró de la impresión, no sabía que era un castillo, el sílbido ensordecedor le lleno de terror – para que es uno padre sino para preparar a los hijos para enfrentar los terrores de esta vida).

    Aún tengo esperanza.

    A falta de Gutierréz Vivó y Aristegui te recomiendo que sintonices a Curzio (http://www.enfoquenoticias.com.mx/v2/radio.php?rep=MIL), igual y te acomoda, yo ya me acomodé a falta de los susodichos.

    Recibe un abrazo afectuoso, pese a todo México no es Morelia, ni todos somos narcos (como nunca fue cierto que todos somos Marcos).

    Y ya.

    Saludos🙂

    Jerf

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: