malversando.blog

Monóbologo interior de @harmodio, maestro de obra electro.literaria (y un tropo entre paréntesis agrega: una bicicleta huiqui descendiendo a toda lentitud por la carretera vecinal del la literatura open source).

colonia.de.anatolia (15/08/08/21:40)

Los turcos son gente hospitalaria. Su hospitalidad se declina de mil maneras: simpatía a primera vista, amabilidad con el extranjero, invitaciones para tomar té en esos omnipresentes vasitos con forma de tulipán. Sin embargo el fetiche de hospitalidad turca que mas disfruto es la colonia. Después de comer, junto con la cuenta, el mesero trae una botella de colonia de lavanda que hay que untarse religiosamente con un ademán de dominio público: manos en cuenco para recibirla, frotamiento de palmas para esparcirla y movimiento de brazos para untarla en la frente, la parte posterior del cráneo y el cuello. Desde el autobús hasta el puesto de mejillones callejeros, Turquía huele a hospitalidad de lavanda, limón o frutas del bosque. Además, la colonia funciona como discriminador social: permite reconocer aquellos ingresos percápita mayores a la media, cuyos bolsillos permiten el acceso a perfúmenes de marca y por tanto rechazan con ostentación la colonia que comedidamente les ofrece el hombre.azafata del autobús.

Una respuesta a “colonia.de.anatolia (15/08/08/21:40)

  1. Alex 8 septiembre, 2008 en 18:31

    Supongo que alguien como yo, con problemas para distinguir los olores, pues simplemente no encuentra su posición en la sociedad. Chale.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: