malversando.blog

Monóbologo interior de @harmodio, maestro de obra electro.literaria (y un tropo entre paréntesis agrega: una bicicleta huiqui descendiendo a toda lentitud por la carretera vecinal del la literatura open source).

Katha (Anatolia del este/sin.albur/16/08/08/1:37h)

Es de madrugada. Dormimos echados en el balcón porque en el cuarto el calor es insomninsoportable. Junto al hotel hay un taller mecánico. Desde que llegamos, cerca de la media noche, dos mecánicos se afanan por echar a andar un cofre abierto. En un principio los ruidos provenientes del taller eran chasquidos tenues de caja de herramienta: traqueteos metálicos que acompañaban el trino del grillo. / Busco algún culpable para mi insomnio: encuentro sospechosos por doquier: la inacabada indigestión de un kebap de berenjena, el rumor creciente del motor que da los primeros signos de resurrección, los moscos, el calor. / Dejar la playa de Kizkalesi, renunciar al hotelito con aire acondicionado y olimpiadas, al baño diario en el azul mediterráneo, requirió un esfuerzo sobrehumano. Al mediodía tomamos un autobús de la línea Katha Petrol y nos tragamos nueve horas de carretera sentados en un par de asientos que no nos correspondían, y cuyos dueños aparecieron de súbito, dos pueblos más tarde. Ante la imposibilidad de explicarnos en turco, señalamos a los causantes del desaguisado: un hombre mayor con bigotes de pachá y su nieto adolescente, poseedores de billetes con número de asiento idénticos a los nuestros. El ayudante del conductor, hombre maravilla encargado de la hospitalidad (repartidor de té, distribuidor de chorritos de colonia y desfacedor de entuertos aritméticos) resolvió el crucigrama levantando de su asiento a dos niños cuya parentela pretendía disimular que no habían pagado pasaje y evitar nueve horas de niño sobre las piernas. Resuelta la controversia, el hombre maravilla (a quien denominaremos el azafata) procedió a repartir toallitas húmedas: un encanto de hombre. Ahora intercambiamos sonrisas con quienes abtes contendían por nuestros asientos: una pareja turca, él alto, fuerte y espaldón, ella bajita y súbitamente francófona. Rota la barrera lingüística, la chaparrita olvida el desaguisado de los asientos y procede a contarnos a toda velocidad su vida: nació en la zona kurda, a los trece se la llevaron para Canadá, se matrimonió, tuvo una hija, divorció y ahora está de nuevo recién casada con el mastodonte apuesto y monolingüe que la acompaña. / Yo no estaba de humor conversador: el kebap de berenjena se manifestaba con bombo y platillo a lo largo y ancho de mis intestinos, y para colmo la humedad mediterránea había contrariado a mis sandalias de lona, que se vengaban ahora con un anti.aroma fétido proveniente de mis pies. (Paréntesis presente: el coche en que los mécánicos reparaban al fin arranca con un estruendos de feliz.año.nuevo: Hanna sale a trompicones del sueño, levanta la cabeza, escruta el hotel, el paisaje, la terraza y pregunta: ¿encima tenemos que pagar por esto?) Cada que el azafata pasaba para rociarnos de colonia, yo fingía el ademán con que los locales se la untan en frente, cráneo y cuello para bajar con urgencia las manos y aliviar con unas gotas la hediondez de mis pies. Mientras tanto, Hanna conversadora confiesa en profundidad a la kurdo.canadiense: ¿a qué te dedicas? Soy trabajadora social. ¿Y tu marido ya tiene papeles? Están en trámite. ¿Ya conoce Canadá? No, nunca ha ido: nos conocimos por internet. ¿Y a qué se va a dedicar allá? Primero, lo voy a poner a trabajar en la construcción, en lo que aprende inglés: después lo voy a meter a trabajar en la policía: siempre me han encantado los policías. Desde el berenjenal de mi indigestión, los imagino desnudos, haciendo el amor entre macanas, kepís y esposas de metal redondo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: