malversando.blog

Monóbologo interior de @harmodio, maestro de obra electro.literaria (y un tropo entre paréntesis agrega: una bicicleta huiqui descendiendo a toda lentitud por la carretera vecinal del la literatura open source).

Archivos mensuales: marzo 2008

marcos carrasco

le proporciona minuto a minuto la hora exacta del absorvatorio ostronómico: son las seis en punto, la temperatura en Saint-Ouen es de seis grados centígrados, la vida es una miseria y los intelectuales mexicanos siguen citando inopinadamente a Emil Cioran: buenos días. / Para iniciar bien la semana, cuatro blogs, cuatro:

1. mariana.ad.nauseam, dos puntos

según amos oz escribir es un trabajo duro, en el que el placer y el dolor van de la mano. “mi trabajo consiste en encontrar la palabra exacta que debe estar en el lugar preciso de la frase (…). trabajo duro para que no se den cuenta de que he trabajado duro. si las palabras son precisas nadie reparará en ello, pero si no lo son todos se darán cuenta”. / escribir es atrapar sombras, pero el único que no tiene sombra es el diablo. oz piensa que “hay que aprender a ver el mal en los ojos de los otros” y que “como el gato, al mal no le gusta que lo miremos a los ojos”. / detrás de su pluma está el escritor comprometido con la política del pueblo israelí, con el conflicto palestino. un escritor que no se calla, pero que no debe ser juzgado por su origen, sino por su obra. “el mal lector lee lolitacrimen y castigo y se pregunta ¿podría yo ser raskolnikov?” / el detalle morboso: la abuela de amos oz estaba obsesionada con los microbios, tomaba tres baños diarios. Murió, por supuesto, en el baño, de un paro cardiaco, pero la teoría de su nieto es que murió por el miedo a aceptar la existencia de esos seres microscópicos que invaden todo lo que nos rodea. y se pregunta si nabokov era pedófilo”, el buen lector, en cambio “lee

2. carlos.alvarado, alias el Tico, en directo desde san.josé.costa.airica

Hablando sobre la utilidad de la literatura dice Georges Bataille: “lo que a menudo distorsiona el asunto es la preocupación por ser útil que tiene el escritor débil. Cada hombre debe ser útil a sus semejantes, pero se vuelve su enemigo si no hay nada en él más allá de la utilidad.”

3. jorge.orgasmo.solana (a veces, en palabras del autor, orgasmo.múltiple)

abandonamos nuestros pensamientos
entre nuestros cabellos por largo tiempo,
cortemos cada uno para que existan.

4. chidoguguan:

Amigos, les presento el que quizás sea mi más grande invento hasta el momento.

El Mixiote en bolsita con popote:

El alimento ideal para el joven ejecutivo de hoy.

Otras ideas en proceso de concretarse:

– Los Churrumaiz en bolsita con popote.

– El plátano en bolsita con popote.

– La Patricia Highsmith en bolsita con popote.

Anuncios

Especulación y crisis: ¡Basta ya!

Para que los poderes fácticos dejen de estar chingando con la utilidad, malversando y su red de concesionarias (con amplia presencia en Wall Street y la City) se unen a la petición del colectivo http://www.stop-finance.org
Miércoles 26 de marzo de 2008, por Le collectif initiateur

Las finanzas desreglamentadas destruyen las sociedades. Silenciosamente, día a día, cuando los accionistas presionan a las empresas, es decir a los asalariados, para sacar mayor rentabilidad, tanto en el Norte como en el Sur. Montando un gran espectáculo y alboroto en las crisis agudas en las que se revelan brutalmente los incréíbles excesos de la codicia especulativa y su repercusión sobre la actividad y el empleo. Paro, precarización, crecimiento de las desigualdades: los asalariados y los más pobres están condenados a pagar sea los gastos producidos por la especulación sea los inconvenientes que se derivan del crac subsiguiente.

Desde hace dos decenios el camino de las finanzas mundiales no ha sido mas que una cadena de crisis: 1987, crac de la bolsa; 1990, crisis inmobiliaria en EEUU, en Europa y en Japón; 1994, crac de obligaciones americano; 1997 y 1998, crisis financiera internacional; 2000-02, crac de Internet; 2007-2008 finalmente, crisis inmobiliaria y quizá crisis financiera global.

¿Por qué tal repetición? Porque todas las trabas a la circulación de capitales y a la “innovación” financiera han sido abolidas. En cuanto a los bancos centrales que han dejado inflar la burbuja, no tienen otra salida que ir en ayuda de los bancos y de los fondos especulativos sin liquidez.

No esperaremos la próxima crisis sin hacer nada y no soportaremos más tiempo las tremendas desigualdades que las finanzas del mercado propician. Ya que la inestabilidad es intrínseca a la desreglamentación financiera,¿cómo las ridículas llamadas a la “transparencia” y a la “moralización” podrían cambiar algo e impedir que las mismas causas, de nuevo, produjeran los mismos efectos? Acabar con ello supone intervenir en el corazón del “juego”, es decir transformar radicalmente las estructuras. Ahora bien, en el seno de la Unión Europea, cualquier transformación choca con la inverosímil protección que los tratados han creído conveniente conceder al capital financiero.

Es por lo que nosotros, ciudadanos europeos, pedimos la abolición del artículo 56 del Tratado de Lisboa, que, prohibiendo toda restricción a sus movimientos, ofrece al capital financiero las condiciones para una dominación aplastante sobre la sociedad. Pedimos igualmente que sea restringida la “libertad de establecimiento” (art. 48) que da la oportunidad al capital de colocarse allí donde las condiciones le sean más favorables, y permitiría aquí a las instituciones financieras encontrar asilo en la City de Londres o en cualquier otra parte.

Si por “libertad” tenemos que entender la de los poderes dominantes, encarnados hoy en día por las finanzas, para avasallar al resto de la sociedad, decimos inmediatamente que no la queremos. Preferimos la libertad de los pueblos para vivir fuera de la servidumbre de la rentabilidad financiera.

lo que no hay que hacer en google

Buscar imágenes asociadas a la palabra MALFORMACIONES a las siete de la mañana, antes de haber desayunado.

Estimado Rafael Gumucio, dos puntos:

Mi nombre es Jorge Harmodio, soy un novelista mexicano. Todavía no lo
sabes, pero un texto tuyo es responsable indirecto de que hoy venga y
me presente ante ti como novelista. Me refiero a La Venganza de
Charles Bovary
, micro.ensayo aparecido hace dos o tres años en el
suplemento cultural Babelia, que por una coincidencia afortunada llegó
a mis manos y se convirtió en el la piedra angular de lo que a la
postre sería Musofobia, mi primera novela, por publicarse en Mondadori
el próximo mes de mayo.

En aquel entonces yo intentaba conformar un libro de cuentos entre
cuyos intersticios (las bisagras entre cuentos) se contaran las penas
del cuentista. Recuerdo que cuando leí tu micro.ensayo comprendí que
había en él algo fundamental para la historia que yo deseaba contar:
casi se podría decir que mi historia estaba esperando que “eso” fuera
dicho. ¿Qué era eso?, dos puntos:

Que matrimonio y novela son una suerte de sinónimos. Que el novelista
es un Charles Bovary que dedica paciencia, dedicación y constancia a
una obra imperfecta por naturaleza (llámese novela o matrimonio),
construida en común con alguien por definición volátil (llámese lector
o cónyuge). Que cuando esta obra se viene abajo, se fragmenta, se hace
añicos, la única manera de sobrevivir a solas es contando (viviendo)
cuentos cortos, tórridos, cuya intensidad vital o literaria los vuelva
propensos a una perfección ilusoria, al tiempo que compense la pérdida
(llene el doble vacío) de esa vida conyugal (novelística) perdida, tan
plena de dulces promesas que “cuando están a punto de cumplirse se
transforman en otras promesas”.

Dicho (leído) lo cual, me aboqué a escribir las bisagras novelísticas
de una historia que contara simultáneamente la imposibilidad del
matrimonio y de la novela. Y reescribí los cuentos para que se
abrieran y cerraran al son del picaporte esta historia. Como era de
esperarse, al narrador.cuentista le dio por citar La Venganza de
Charles Bovary desde la segunda página. Y a la novia del cuentista le
dio por querer darse a la fuga con un novelista. Después de barajar a
varios novelistas reales o imaginarios, me resolví por una tercera
opción: inventar a un novelista real. Fue así como el novelista
estrella de Musofobia acabó llamándose Rafael Gumucio: se le cita a
cada esquina de la narración, se le envidia desde la animadversión del
escritor inédito, se le increpa con rencor charles.bovariano: se le
hace padecer las vicisitudes propias de los personajes literarios.

Ingrata como toda novela, Musofobia me ha abandonado y ahora anda en
manos de tipógrafos y editores quienes la usarán para sabrá Dios qué
propósito. Desde este abandono entre.novelas te escribo para
agradecerte el micro.ensayo aquel, sin el cual Musofobia nunca hubiera
visto la luz. Adjunto a este correo te envío el manuscrito de la
novela, que es poco más o menos lo único que la ingrata dejó al
partir. Y te escribo, en fin, para pedirte una disculpa retroactiva
por los posibles estropicios literarios del personaje de Rafael
Gumucio, cuyos actos novelísticos deben ser leídos como un homenaje
para quien dijo, antes que yo y de forma más concisa, eso que en el
fondo yo quería decir.

Un abrazo afectuoso.


******************
Jorge Harmodio
malversando.com

cisnes tenebrosos y singulares (4:50 AM)

A veces creo que los buenos lectores son cisnes aún más tenebrosos y singulares que los buenos autores

Historia universal de la infamia.borges

semana del pastelazo

Se organizan bajo la forma de comandos o células terroristas. Eligen cuidadosamente a su víctima, en general personajes públicos, preferentemente políticos, filósofos, cantantes, hombres de negocios. La acechan, la observan, registran cada movimiento y operan por sorpresa, aprovechando la más mínima fractura en el equipo de seguridad. Llegado el momento, siguen una cuidadosa liturgia que se repite, con variantes mínimas, a cada atentado: gritar ¡glup, glup!, corear un verso alejandrino especialmente confeccionado para la ocasión y disparar. Se hacen llamar , los empasteladores (les entarteurs) son un grupo terrorista que se reivindica como el brazo armado del Gordo y el Flaco, activos desde los años sesenta y dirigidos desde la clandestinidad más transparente por el belga Noël Godin. / Las víctimas que a continuación se presentan fueron empasteladas en la vía pública, durante sendas giras de trabajo. Los alejandrinos elegidos para la ocasión fueron Entartons, entartons les cracks nauséabonds! para el entonces ministro (¡empastelemos, empastelemos al los nauseabundos cracks) y Entartons, entartons le polluant pognon! para el hombre de negocios (¡empastelemos, empastelemos el varo [o guita, o plata, o billelle] contaminador!). Lástima que hasta el momento no ha habido ninguna víctima hispanoamericana. Tengo en mente varios candidatos… ¡glup glup!

retrato del artista en traje de empleado

Son las cuatro cuarenta y ocho de la mañana de un lunes 17 de marzo. Hoy empieza mi nueva vida, consistente en levantarme, de lunes a jueves, a las cinco de la mañana y aprovechar las tres primeras horas del día para escribir. El blog es mi nuevo reloj checador. El despertador aún no suena, una pesadilla tuvo a bien despertarme a las cuatro y cuarto. La nueva vida consistirá en despertar a las cinco, preparar té verde, escribir tres horas, bañarse a las ocho y cuarto, pedalear hasta la Gare du Nord para tomar el tren de las nueve, meter la bicicleta en el tren, llegar al trabajo a las diez, sentir la presión del publish or perish hasta las siete u ocho de la noche (una hora de pausa para comer: la peor hora del día: mesa de diez investigadores, temas personales cuidadosamente excluidos: sólo se tocan con pinzas temas académicos o científicos o silencio: comer en silencio como desconocidos con tal de no hablar de sí mismo), a las ocho pedalear de regreso a la gare de Fontenay aux Roses, llegar a la casa a las nueve y cuarto, preparar arroz o atún acompañado de pasta: son las cinco: suena la urgencia del despertador.

semana de la cumbia inmunda y faulkner

Yo creo que el llanto de Benjy, en el primer capítulo de The sound and the fury (Faulkner), representa la narración, y por eso el resto de los personajes (y el narrador mismo) se la viven preguntándole por qué llora o pidiéndole que se calle, que sus berridos no los dejan [ponga aquí el verbo que sea]. Life is a tale told by an idiot, full of sound an fury dice Macbeth: el narrador es un loco monologador, el relato un berrido que nadie necesita ni le pide. / Y qué me dices del lapsus genial de Quentin, incestuoso enamorado de su hermana, quien al recordar sus juegos infantiles confunde I used to hold her (algo así como “usualmente yo la agarraba”) con I hold to use her (la agarraba para usarla). / Pero dejémonos de tanta palabrería y pasemos a lo que en verdad importa: semana de la cumbia inmunda, parte dos.

De Colombianistán Ecuadoristán, para el mundo:

Neiman Marcus cookies : va a haber galletas

Preludio a la receta: un hombre come galletas en una tienda, su sabor lo embelesa a tal grado que se atreve a pedirle la receta a la mesera. No es posible. El hombre insiste: el cocinero le informa la cadena tiene prohibido publicar sus recetas. Está bien, la compro. La mesera aquiesce: son dos cincuenta. Al hombre le parece un magnífico trato, acepta y acto seguido le permiten ojear la receta de esas galletas inolvidables. A fin de mes, el hombre recibe un cargo en su estado de cuenta por $250 dólares. Se queja, reclama fraude, protesta: nada qué hacer. ¿Cuál es la mejor venganza? Escribir al excelente hazmeelchingadofavor.com para denunciar el desaguisado y vengarse publicando el código fuente de la receta. Malversando y su red de concesionarias ponen su granito de arena en la causa vengadora del señor Gerardo Barrera, y le desea a sus lectores una feliz sesión galletera:

Neiman-Marcus Cookies House Recipe
2 tazas de mantequilla
4 tazas de harina
2 cucharadas de soda (bicarbonato)
2 tazas de azúcar
5 tazas de avena licuada (mida la avena y luego licúela hasta
convertirla en polvo)
24 oz . de chispas de chocolate
2 tazas de azúcar moscabada
1 cucharada de sal
1 barra de chocolate Hershey de 8oz. (rallada)
4 huevos
2 cucharadas de polvo de hornear
2 cucharadas de vainilla
3 tazas de nueces trituradas (si lo desea)

Bata hasta hacer una crema con la mantequilla y las dos azucares. Añada los huevos y la vainilla. Mézclelos con la harina, la avena, la sal, el polvo de hornear y la soda. Agregue las chispas, la barra de chocolate y las nueces.

Haga pequeñas pelotillas y colóquelas con una separación de dos Pulgadas entre sí, sobre una bandeja para hornear galletas. Hornee por 10 minutos a 375 grados. Rinde para 112 galletas.

Que las disfrute!

semana de la cumbia inmunda

De Perú, para el mundo…