malversando.blog

Monóbologo interior de @harmodio, maestro de obra electro.literaria (y un tropo entre paréntesis agrega: una bicicleta huiqui descendiendo a toda lentitud por la carretera vecinal del la literatura open source).

viernes, comisión.para.la.energía.atómica (17:56)

Libreta de bolsillo morada, correspondiente probablemente al año del 2004, marca Clairefontaine, leyenda BZ en la portada. / En una novela de H.Hiriart, hay arañas que se enredan en la cabellera de los personajes, los acompañan a todos lados y los peinan perpetuamente. / Cerveza con H.Hiriart en un bar frente al jardín de Luxemburgo. Llueve mucho. Mis zapatos tienen lodo y me da vergüenza entrar con ellos al bar caro donde Hiriart nos invita. Recuerdo a Lucien de Rubempré, a quien le daba vergüenza entrar a casa de su amante con los zapatos llenos de lodo porque esta adivinaría que no tiene dinero para pagarse un coche, o peor aún, que el interés es una unidad significante de su romance (Balzac, ¿Las Ilusiones Perdidas, o Esplendores y miserias de las cortesanas?) / Todavía no se ha inventado ningún formato portátil para las ideas. Las ideas son Ateneas que parten momentáneamente en dos la tatema del Zeus que las concibe. ¿Donde se recuestan mejor las ideas, en el papel de árbol (verdadero, concreto: pesa) o en el papel eléctrico (imaginario, virtual: no pesa) de la computadora. / Documental se Rithy Pan sobre las obras para tender una línea de fibra óptica que atraviese Camboya. Uno de los trabajadores no tiene una pierna, y cuando se quita la prótesis huele mal. / Para explicarle a un albañil analfabeta lo que es una fibra óptica, el ingeniero camboyano hace uso (narrativo) de las orejas mágicas del Ramayana. / A la hora de la comida, los trabajadores buscan las hormigas que hay en los árboles y preparan con ellas una sopa. Fó de hormiga. Cuando llueve y las hormigas se sumergen en las galerías del hormiguero, la sopa se hace de grillo. / Es la primera vez que el albañil usará zapatos (hasta ahora, cincuenta y tantos años calzando únicamente sandalias plásticas). No se sabe su talla. El ingeniero le da una hoja de periódico sobre la cual apoyar la planta del pie y dibujar su contorno con una pluma: zapatos comprados no por la talla sino por la huella. / “Tengo una amiga que de tanto abortar acabó teniéndolo” (Gládyz bien borracha, a eso de las cinco de la mañana). / Conferencia de Valère Novarina en la Sorbona, el público se instala en gallineros de madera labrada: el artista habla, lee, crea desde abajo: una fosa magistral. / Novarina lee fragmentos de El Espacio Furioso: Novarina sostiene el libro con las dos manos, y en vista del problema visual que lo aqueja debe leerlo a la altura de la frente, con las páginas inclinadas a casi 180 grados, es decir perpendiculares a la superficie del planeta tierra: sólo así logra el dramaturgo leer las letras. / ¿Leer con el libro tan pero tan inclinado… afectará acaso la comprensión de las frases en el entendimiento de Novarina? / “El lenguaje es nuestra materia interior… Las palabras emiten espacio… Las palabras portan en ellas el vacío… Hay un viaje de la carne a través de la palabra… Pensar es un rapto: la mente es una persecución en cacería…. El lenguaje es la materia espiritual del cuerpo, que porta en ella la sombra misma del aliento que la ha expirado…. Balística del lenguaje: ¿a qué velocidad, con qué aceleración hieren las palabras? Somatización del texto, el punto y coma es una anomalía tipográfica del pensamiento” / “La mirada es la única parte del cuerpo que no envejece” Derrida. / “En el Corán no hay camellos” Borges. / No es que todo quepa en la novela, es que la novela cabe en todos lados. / En ese verano trabajé el primer capítulo de la tesis: a medio día encendía el radio y escuchaba un programa sobre el juicio de ciertos presuntos responsables del genocidio en Ruanda. / Recuerdo la música genérica del programa, la podría tararear, le podría incluso inventar coplas para cantarla, era una melodía gutural africana, la estoy escuchando mientras esto escribo, la tengo en al punta de las meninges, de la lengua, de las letras que manchan el huso de mis dedos… ¿cómo te la digo? / ¡Ah, la escritura! ¿recuerdas el día en que hicieron el amor en el baño para discapacitados del aeropuerto, y que de los nervios olvidaste la libreta morada sobre la fábrica de viento seca.manos? Cuenta, cuenta…

Anuncios

Una respuesta a “viernes, comisión.para.la.energía.atómica (17:56)

  1. lf 27 diciembre, 2007 en 10:59

    Bienvenidas sea esta escritura, la que sabe a tus antiguas letras, esas que vienen de dentro. lf

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: