malversando.blog

Monóbologo interior de @harmodio, maestro de obra electro.literaria (y un tropo entre paréntesis agrega: una bicicleta huiqui descendiendo a toda lentitud por la carretera vecinal del la literatura open source).

sin.lugar, sin.fecha, sin.acentos

El lugar que guarda lo que ya no eres. En este lugar la gente no sabe como nombrarte porque antes tu nombre designaba exactamente eso que ya no eres. La gente no sabe que haces aqui. La gente le pregunta a quienes te acogen por que has regresado aqui y en su mirada hay una interrogacion: se quien es, pero… ?como lo nombro? Y tu, que viajas con la balanza de tu existencia sometida entre los dedos, esperando el peso, la densidad de ese otro (el que te nombra) para existir, te diluyes en el lugar mismo: en este lugar no eres, luego entonces todo lo que has sido en tu vida, tus logros, tus certezas, tus batallas, tus miedos, quedan aqui y ahora invalidados. Quienes te desconocen eructan: hic et nunc. Y si invirtieras el caudal? Si dejaras de poner tu existencia en la balanza (en la prueba), si dejaras de esperar el peso ocular del otro (su generosidad, su permiso en el plato vacio de la balanza) y existieras simplemente a secas, por el solo hecho de respirar, de traer una columna vertebral puesta, por el solo humano hecho de desear, de temer, de ser? Si rompieras la balanza, si vertieras los platos, si dejaras de preguntarle al mundo lo que eres?

Anuncios

4 Respuestas a “sin.lugar, sin.fecha, sin.acentos

  1. Mediopelo 3 septiembre, 2007 en 08:01

    Entonces podrías descubrir que el problema no es ser, sino ser “ser” a través de los ojos de la Modernidad. Y que no hay escapatoria, como sugiere Carpentier en “Los pasos perdidos”:

    “El que se esfuerza por comprender demasiado, el que sufre las zozobras de una conversión, el que puede abrigar una idea de renuncia al abrazar las costumbres de quienes forjan sus destinos sobre este légamo primero, en lucha trabada con las montañas y los árboles, es el hombre vulnerable por cuanto ciertas potencias del mundo que ha dejado a sus espaldas siguen actuando sobre él.”

  2. lf 3 septiembre, 2007 en 08:30

    Yo soy de la postura contraria. Yo creo (sí, el verbo es correcto porque es cuestión de fe)que más allá de la balanza y todo su mecanismo existe una ínfima naturaleza propia sobreviviente a todo. A veces la confundimos con la perseverancia, con el sueño o el milagro, pero ahora creo que es ese nombre verdadero del que habla Luviano, el que tenemos que descubrir. Si pudiera, rompería la balanza, acaso en ese sonido se halle algún descubrimiento.

  3. anonimo 3 septiembre, 2007 en 15:59

    Un cuerpo se equilira con un espacio,cuando se complementan forman una unidad, esa unidad existe gracias al movimiento que produce energia, esta materia trata de encarnar en los espacios, para formar al equlibrio,

    el ser es fuerza
    el fisico divilidad

    el ser se libera del tiempo
    el fisico se condena en el

    el ser es un estado del pensamiento
    el fisico es un estado de la materia

    el ser no se transforma
    el fisico si

    el ser da forma
    el fisico se deforma

    el ser es eterno
    el fisico mortal

    el ser crea
    el fisico destruye

    el ser tiene identidad
    el fisico nombre

  4. efg 4 septiembre, 2007 en 00:40

    Me gusta tu sitio. Creo que eres parte de esa comunidad a la que denunciaste de adoradores del vacío.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: